25 de septiembre
Martes
Mayormente despejado
19°
33°
Miércoles
Muy nublado
21°
33°
Jueves
Mayormente nublado con tormentas
20°
32°
Viernes
Chubascos
18°
25°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 8 de mayo de 2017, 04:12

Los palestinos califican de "propaganda" e "invención" el video de Barguti comiendo

Jerusalén, 7 may (EFE).- El Comité Nacional de Apoyo a la Huelga de Prisioneros Palestinos rechaza un vídeo difundido por el Servicio de Prisiones de Israel en el que supuestamente aparece comiendo Marwan Barguti, el cabecilla de la huelga que mantiene a base de agua y sal a cientos de presos palestinos desde hace veintidós días.

"Esperábamos este tipo de propaganda de los israelíes contra los huelguistas, especialmente contra Barguti", dijo hoy a Efe el portavoz del Comité, Abdulá Duleh, quien calificó de "invención" la grabación y aseguró que busca "golpear a la huelga y la solidaridad hacia ella, pero la protesta continuará".

Era la reacción a las grabaciones en las que se ve a una persona, identificada como Barguti por esta institución penitenciaria, dirigiéndose al baño de su celda en dos ocasiones para sacar algo que lleva envuelto en un papel.

En la primera, que supuestamente corresponde al 27 de abril, no queda claro qué hace el reo palestino cuando se encierra en el retrete.

En la segunda, que según el diario Times of Israel es del 5 de mayo, parece que el preso se lleva a la boca algo que extrae del envoltorio y es similar a unas galletas, y después se dirige al lavabo a limpiarse.

El Comité criticó anoche que la decisión israelí de publicar el vídeo tiene como fin "librar una guerra de mentiras e información engañosa para crear un estado de confusión entre la población palestina y los presos en huelga" y plantea que el material gráfico es de 2004.

Asimismo, la miembro del Consejo Revolucionario de Al Fatah y esposa de Barguti, Fadwa, denunció que las "invenciones" del Gobierno israelí "muestran el grado de declive de la ocupación israelí".

El pasado 17 de abril, coincidiendo con el Día por la Solidaridad con los prisioneros palestinos, más de 1.500 presos se unieron a una huelga de hambre indefinida convocada por el carismático líder de Al Fatah, Barguti, quien reclamaba desde la prisión israelí, donde cumple cinco cadenas perpetuas, una mejora en las condiciones de encierro de los presos palestinos en cárceles israelíes.

Según el Servicio de Prisiones, desde entonces unos 750 presos mantienen el ayuno, una cifra que las autoridades palestinas elevan hasta los 1.800.

El ministro de Seguridad israelí, Guilad Erdan, ha acusado a Barguti de querer "avanzar en sus ambiciones políticas para reemplazar a Abu Mazen (apelativo para el presidente palestino, Mahumud Abás) y señaló que por esta razón la huelga de hambre "nunca fue sobre las condiciones de los terroristas convictos, que cumplen con los estándares internacionales".

Barguti "es un asesino y un hipócrita que insta a sus compañeros de prisión a ir a la huelga y sufrir mientras él come a sus espaldas", denunció Erdan y le culpó de mentir a todo el mundo al explicar los propósitos de la protesta.

"Israel no cederá a la extorsión y a la presión de los terroristas", concluía el Ministerio de Seguridad, que sigue la política de las autoridades israelíes de no negociar con los reclusos palestinos.