24 de agosto
Jueves
Despejado
24°
36°
Viernes
Despejado
23°
34°
Sábado
Muy nublado
21°
35°
Domingo
Mayormente nublado
22°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Arte y Espectáculos
miércoles 2 de agosto de 2017, 01:00

La OSCA ofrece un concierto dedicado al romanticismo

Con un espectáculo centrado en el periodo que transcurrió entre principios de los años 1820 y la primera década del siglo XX, identificado como romanticismo, y bajo la batuta del maestro argentino Miguel Ángel Gilardi, se presenta la Orquesta Sinfónica de la Ciudad de Asunción (OSCA). La cita es hoy, a las 20.30, en el Teatro Municipal Ignacio A. Pane (Pdte. Franco entre Chile y Alberdi). El valor de las entradas es de G. 25.000 y 10.000, y pueden adquirirse en la Sociedad Filarmónica de Asunción, Cerro Corá 848. Informes al 492-416 o 443-774.

En la ocasión también se contará como invitado solista al pianista argentino Roberto Buffo. El programa abarca la interpretación del Concierto de Varsovia de Richard Addinsel; Totentanz (Danza de la muerte) de Franz Liszt, y la Sinfonía Nº 4 en Fa menor op. 36 de Peter Ilyitch Tchaikowsky.

Se trata de un concierto absolutamente dedicado al romanticismo comenta Miguel Ángel Gilardi, quien lleva más de 40 años colaborando con la OSCA.

“Este concierto se desarrollará dedicado al romanticismo, brillante y apasionado”, expresa el músico.

las obras. Concierto de Varsovia de Richard Addinsell. Nacido en Oxford en 1904 y fallecido en Londres en 1977, Addinsell escribió este concierto para la película Dangerous Moonligh en 1941. Los productores querían utilizar como tema musical el Segundo concierto para piano de Rachmaninoff, pero la idea fue descartada al no ponerse de acuerdo con los derechos de autor con el propio compositor, por lo que recurrieron a Addinsell, quien escribió la obra influenciado por el concierto originalmente elegido.

En tanto, la obra Totentanz de Franz Liszt. Esta obra, por muchos considerada el Tercer Concierto para piano de su autor, fue estrenada en 1865, con Hans von Bülow, quien por otra parte era su yerno. La participación de la orquesta es de un constante diálogo con el piano solista y de allí que en cierto modo se lo considere un concierto.