26 de septiembre
Martes
Despejado
20°
34°
Miércoles
Muy nublado
21°
34°
Jueves
Muy nublado
20°
30°
Viernes
Chubascos
18°
25°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
domingo 16 de julio de 2017, 01:00

“La dirigencia colorada se hartó de ser humillada por Horacio Cartes”

Sostuvo que la Asociación Nacional Republicana está siendo manejada "a control remoto" por el presidente. De Santiago Peña manifestó que solo se afilió para conservar un cargo y que solo da pasos cuando Cartes le da cuerda.

Patricia Vargas

Tw: @patriciavargasq

El senador colorado disidente Luis Alberto Castiglioni analizó la situación actual de la ANR. Alega que el candidato de Colorado Añetete, su colega Mario Abdo Benítez, busca reivindicar al Partido Colorado, que hoy "está manejado a control remoto" por el presidente Horacio Cartes.

–¿Cómo ve la interna colorada?

–El partido se caracterizó por tener internas competitivas y al mismo tiempo con situaciones de fuerte confrontación. Eso se ha dado en toda la historia del partido. Desde antes de la democracia inclusive. Siempre fue así. Hay líneas de pensamiento confrontadas y esta es una situación que se repite en la historia partidaria. Siempre hubo dos posturas respecto a la realidad partidaria. Eso a mí no me extraña ni me asusta. Lo veo como natural.

–¿Y qué es lo que le asusta de estas internas?

–Lo que en este momento me asusta y veo grave es que tenemos una autoridad partidaria ineficiente absolutamente. El presidente de los colorados no existe. Está sometido al poder gubernamental, sin iniciativa, sin decisión, sin autoridad. Hoy apenas el partido es una herramienta más que sostiene una candidatura. Eso es grave y riesgoso. No tenemos una institución que se pueda sobreponer para mediar las confrontaciones. No tenemos una autoridad que pueda intentar promover la unidad luego de las internas, promover con autoridad los reencuentros. Por todo lo que estoy diciendo veo lo preocupante. Alliana fue puesto por el presidente Cartes, pero eso no implica que se haya olvidado que hay un pueblo entero a quien se debe. El partido está siendo conducido a control remoto. Cumple rol meramente simbólico.

–¿Por qué Mario Abdo y no Peña?

–Estoy absolutamente convencido de que la candidatura de Marito es la candidatura de la reivindicación de la línea genuina del Partido Colorado. Creo que la candidatura de Marito es una candidatura por la cual la gente se ha empoderado. Es la línea reivindicadora de los valores de la ANR. Marito es genuino, autónomo e independiente de los poderes fácticos.

–¿Cómo lo ve a Peña?

–Peña no es líder político, es un burócrata que se afilió para conservar el cargo en el Ministerio de Hacienda y eso ya generó decepción y desconfianza de parte de la ciudadanía. La gente lo ve como interesado en preservar privilegios y nada más. No es confiable y menos porque es una candidatura impuesta. Se le impone y se le impondrá agenda. Él dice que es un apéndice de Cartes. Admite eso y, por lo tanto, tenemos dos candidaturas totalmente opuestas. Peña da pasos cuando Cartes le da cuerda.

–Nicanor decía que Marito no tiene un discurso fuerte. ¿Qué le falta a Marito?

–Es muy claro el mensaje de Marito, porque él reivindica las instituciones, propone un gobierno que precautele un estado de derecho y también reivindicar al Partido Colorado. Marito tiene una mirada importante hacia el sector social y Peña es el representante de lo antisocial puro. Con Mario queremos invertir en el desarrollo humano, salud y educacional, que este Gobierno descuidó de manera irresponsable. Se puso acento solo en el área infraestructura y no en el capital humano.

–¿No temen a la estructura oficialista?

–La estructura se ha visto que puede ser vencida. Puedo ponerme como ejemplo yo mismo. Todas las estructuras de los poderes fácticos pueden ser vencidas cuando hay fe en el proyecto. El dinero no alcanza cuando hay fe.

–¿Hay molestia de parte de algunos dirigentes de Colorado Añetete por la llegada de oficialistas que buscan un lugar en alguna lista?

–No, en absoluto. Son situaciones normales que provocan sumas enteras en el país, dinámicas de reacomodos y si se tienen una o dos listas. Es lo que ahora se negocia normalmente.

–Pero son sumas que aparecen porque en Honor Colorado no encontraron lugar para ser candidatos a los diferentes cargos. ¿Le parece eso un apoyo genuino a la disidencia?

–Yo creo más que nada que la dirigencia colorada se hartó de ser humillada por Cartes. Algunos dicen basta de humillación. No solo llegan con el afán de candidaturas, sino una suerte de liberación de la humillación.

–¿Cuándo se dará a conocer la lista para el Senado?

–Se dará recién en agosto o setiembre tal vez.

–¿Afara ya se unió definitivamente a Colorado Añetete?

–Vimos con mucho agrado la presencia de Afara en el acto colorado del jueves en San Lorenzo. No puedo hablar con él y es él quien debe decir qué decisión tomar. Pero nos alegró mucho. Es un gran gesto el que hizo. Tengo mucha fe luego de esa anoche.

–¿Hoy los colorados tienen más posibilidad de volver a ser poder atendiendo el escenario de la oposición?

–Nunca hay que menoscabar a nadie. Siempre hay que respetar al adversario. Hay candidatos con gran fortaleza electoral y lo primero es darle un candidato al partido que tenga capacidad de liderar las elecciones con autoridad. Con Marito liderando seremos capaces de convencer a colorados y no colorados.