23 de enero
Lunes
Mayormente nublado
23°
33°
Martes
Parcialmente nublado
22°
33°
Miércoles
Mayormente despejado
21°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
18°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
lunes 2 de enero de 2017, 02:00

La Costanera tembló con el rugido de las máquinas que arrancaron el Dakar

Con una participación de más de 60.000 personas en la Costanera el rally más peligroso y apasionante del mundo dio inicio a su periplo por primera vez en la historia de más de 39 ediciones en Paraguay.

Por Gustavo Saba

Twitter: @gustavsaba

El público que acudió a la Costanera de Asunción para participar del inicio del Rally Dakar en Paraguay se portó de maravillas en lo que fue la primera incursión del rally más extremo del mundo en el país.

Desde muy temprano, las personas se acercaron para tomar posición cercana al parque cerrado, donde competidores y máquinas estaban al alcance del público, tanto así que dependía del carácter del piloto para sacarse una foto con los fanáticos, el más buscado fue Nasser Al-Attiyah, príncipe de Qatar, que siempre con una sonrisa accedía a los pedidos sus fanáticos.

Calor en todo. Las sensaciones térmicas que superaron los 40 grados no fueron impedimento para que los aficionados colmaran la Costanera asuncena.

Los pocos grifos de agua fueron casi insuficientes para tantas personas, más de 60.000 que en una muestra de civilidad se turnaban para acceder al líquido vital en filas.

Fue tanto el calor que los extranjeros que visitaban el país terminaron rojos. "Paraguay tenés que sufrirlo", decía Lacio, un ciudadano alemán que vino por primera vez al país para ver la competición y aprovechando que tenía familiares, vino desde el Viejo Continente a ver la prueba automovilística.

Misma queja tuvo el periodista de la cadena Fox Sports, Juan Fossaroli, hombre especializado en deportes motores.

"He estado en varios países con humedad extrema como Malasia y otros, pero el calor que se siente en Paraguay es muy fuerte y hace temblar a todos", comentaba entre risas.

Pese al calor, los cuatro puestos de salud ubicados en la Costanera no tuvieron casos que lamentar de personas insoladas, solamente algunos con presión alta, expresaron los encargados del Ministerio de Salud.

Cierre con lluvia. La noche se vino, el calor aplacó y el final tuvo una intensa lluvia que refrescó al público, que no se movió del frente de la tarima donde los pilotos de punta hacían su paso con el sonido mojado de las arpas que sonaban a su lado.

La fiesta fue perfecta, solo quedará que el público se porte bien en el tramo de hoy que unirá Atyrá con Resistencia.

APARECEN EN ESTA NOTA