26 de julio
Miércoles
Despejado
16°
31°
Jueves
Despejado
18°
31°
Viernes
Despejado
17°
30°
Sábado
Despejado
18°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
domingo 6 de noviembre de 2016, 01:00

Experto recomienda protocolizar las empresas familiares

La evolución de una empresa familiar y el traspaso generacional, llegado el tiempo, son aspectos clave que ayudan a continuar la existencia de este modelo de organización empresarial. Para salvaguardar eventuales desajustes en el ritmo y la sucesión adecuada de estas figuras jurídicas, es importante llegar a lo que se conoce como la protocolización.

“Protocolizar es concluir en un instrumento legal, ético y emocional una serie de acuerdos logrados por consenso familiar, resolviendo criterios en el presente y para el futuro. Cuando se resuelve el hecho producido, la situación se encarará de otra manera. La previsión ayuda a evitar conflictos”, especifica Roberto Bazán, especialista en empresas familiares y docente de la Universidad Americana.

A su criterio, un protocolo en la empresa familiar (que es como una Constitución a nivel de estas organizaciones) establece reglas claras que son pautadas por los mismos integrantes del clan, no por los consultores, que sí están para orientar con metodologías para concretar esa protocolización.

Bazán es licenciado en Administración de Empresas y presidente de la Asociación para el Fortalecimiento de la Empresa Familiar (AFEF), entidad conformada en Argentina.

El profesional indica que desde hace pocos años en América Latina se brinda un interés más institucional por este tipo de empresas, que representan en promedio el 80% de las estructuras empresariales, siendo Paraguay el país donde hay más porcentaje, que supera incluso el 90%.

Bazán menciona que hace días se firmó el primer protocolo familiar, acompañado por la Universidad Americana y el equipo de especialistas formados mediante un posgrado en esta materia, quienes asistieron a directivos de Metalúrgica Dávalos SA en la constitución de su protocolo, que tiene rigor legal.

“Esto permite afianzar una serie de acuerdos sobre aspectos que suelen ser controversiales y no estilan tomar una solución en el ámbito adecuado, con lo que posiblemente se lleve el hipotético conflicto a distintos niveles”, sostiene Bazán.