8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Tormentas
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Interior
viernes 30 de septiembre de 2016, 01:00

Especialistas visitan a nativos tras denuncia de intoxicación

Por Elías Cabral

CANINDEYÚ

Luego de las publicaciones periodísticas de nuestro medio sobre la internación de 4 menores y una persona adulta en el Hospital Distrital de Curuguaty, supuestamente a consecuencia de agrotóxicos utilizados en plantaciones de soja en fincas colindantes a la comunidad indígena Mbói Jagua, ubicada a pocos kilómetros de la ciudad de Villa Ygatymí, Canindeyú, el Ministerio de Salud Pública y Bien Estar Social envió una comitiva de profesionales de distintas especialidades a fin de investigar el origen de las enfermedades que afectan a varios pobladores del lugar.

Según informes brindados por la Dra. María Antonieta Villalba, directora de la décimo cuarta Región Sanitaria de Canindeyú, varios médicos de la región también acompañan la comitiva que estará analizando la situación del agua que se consume en el lugar y brindar atención médica correspondiente a las familias.

Por su parte, el Dr. Juan Carlos González, quien atendió a los pacientes internados en el hospital de Curuguaty provenientes de la colonia Mbói Jagua, informó que se enviaron muestras de sangre de dichos pacientes a la Capital para su estudio correspondiente, y que en tres días ya se tendrá el resultado para descartar o confirmar si las afecciones serían a consecuencia de agrotóxicos.

Delfín Ortiz, de la colonia Mbói Jagua, quien desde hace trece días tiene a su esposa internada en dicho nosocomio, dijo que un médico de Villa Ygatymí le confirmó que la enfermedad de su esposa es a consecuencia de sustancias químicas.

“Yo creo que eso es cierto porque en nuestra comunidad la mayoría está con vómito y diarrea, inclusive vomitan sangre y tienen mareos”, indicó el poblador.

ALQUILER. Ortiz confirmó que desde el 2012 permanecen alquiladas unas 700 hectáreas a un supuesto parlamentario de nombre Eduardo Bernal, que luego de ser expulsado por incumplimiento de contrato tiempo atrás, pudo volver a través de una demanda promovida contra la comunidad y estaría preparando tierra para la plantación de soja.