7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
31°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
jueves 13 de octubre de 2016, 02:00

En la colonia Guahory hablan de planos amañados por el Indert

Eligio Brítez, uno de los que denunciaron la supuesta irregularidad, contó que los trabajadores del SIRT, inclusive, se quedaban a dormir en las casas de los brasiguayos en el lugar conocido como Casilla 2.

Campesinos denuncian que trabajadores del Sistema de Información de los Recursos de la Tierra (SIRT), dependiente del Indert, modificaron el plano de la colonia Guahory, en lo que respecta a la parte de la ampliación, para beneficiar a los brasiguayos.

De acuerdo con el SIRT, parte de unas 314 hectáreas que habían sido adquiridas como ampliación de la colonia Guahory está bajo agua.

Un equipo periodístico de este diario y de Telefuturo se trasladó hasta esa zona y se encontró con un campamento de familias campesinas en el predio de una capilla.

Eligio Brítez fue quien denunció la supuesta irregularidad. "Unas 150 hectáreas de esta zona hicieron desaparecer en el plano", manifestó.

Dijo que la intención sería beneficiar a algunos brasiguayos que ocupan irregularmente las tierras en el lugar.

Contó que los trabajadores del SIRT inclusive se quedaban a dormir en las casas de los brasiguayos en el sitio conocido como Casilla 2, en el distrito de Raúl Arsenio Oviedo. "Posiblemente se les pagó mucho dinero para modificar el plano", manifestó Brítez.

Pidió al Indert que realice una nueva intervención en la zona. "Falta una nueva intervención. Es mentira que nuestras tierras están bajo agua", agregó.

El pasado 15 de setiembre, unas 200 familias campesinas fueron desalojadas en Guahory. Perdieron lo poco que tenían: sus precarias viviendas fueron derrumbadas y hasta sus cultivos arrasados.

El operativo, que movilizó a 1.200 efectivos de la Policía Nacional, estuvo encabezado por los fiscales Alfirio González y Alfredo Mieres.

Las familias hoy se encuentran apostadas bajo carpas en predios de capillas y escuelas, dentro de la colonia.

El conflicto es entre campesinos que ocupan las tierras de la colonia y los llamados brasiguayos que ostentan títulos de propiedad. El desalojo se realizó en base a esos documentos.

Muchos de esos títulos de propiedad fueron expedidos en violación de algunos requisitos establecidos en el Estatuto Agrario, como ser, por ejemplo, el de la ocupación efectiva del lote.

En otros casos, los lotes fueron revendidos antes de los diez años establecidos (que corren a partir de la cancelación del pago por el lote).

Pese a estas irregularidades, los títulos de propiedad fueron inscriptos tanto en Catastro como en Registros Públicos.

Muy pocos son los brasiguayos que residen en la colonia Guahory. Provienen, en su mayoría, de distritos vecinos de Tembiaporã, como Raúl Arsenio Oviedo y Nueva Toledo. En su mayoría solo utilizan la colonia para cosechar.