6 de diciembre
Martes
Poco nublado con tormentas
22°
32°
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
30°
Jueves
Tormentas
21°
27°
Viernes
Lluvioso
20°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
martes 30 de agosto de 2016, 01:00

En 3 años imputan por mora con sus retoños a 41 padres

Por Édgar Medina

CIUDAD DEL ESTE

Existen más padres tacaños con sus proles de lo que se podría creer, atendiendo a la lista de 41 imputados por el delito de incumplimiento del deber legal alimentario que dio a conocer ayer la Fiscalía de Ciudad del Este; todos fueron denunciados en los últimos tres años en una sola unidad fiscal. En el 2016 fueron denunciados 360 casos, según el reporte del Ministerio Público.

La fiscala Analía Rodríguez inició un proceso penal contra los padres que no cumplen con la obligación de aportar a sus hijos, aún cuando en todos los casos hay sentencia firme derivada de los juzgados de la Niñez y Adolescencia.

UNA MADRE. El caso más llamativo es el proceso a una mujer, de nombre Celia Frentes, que se negó a asistir económicamente a dos hijos menores que residen actualmente con el padre Pedro Antonio Pérez. La sentencia firmada por la jueza Delsy Cardozo revela que Frentes debía depositar la suma de 415.000 guaraníes mensuales a la cuenta de sus hijos, pero no lo hizo. Por el hecho, el padre denunció a la mujer ante el Ministerio Público.

La jueza había establecido la apertura de una cuenta en el Banco Nacional de Fomento a nombre de los menores, pero la madre nunca depositó el dinero, al igual que los otros 40 procesados por la fiscala Rodríguez.

La agente fue asignada hace algunos meses a la unidad fiscal Nº 9, donde se encontraban todas las denuncias realizadas desde el 2013 hasta la fecha, lo que indica que en las demás unidades fiscales habría una cantidad similar de casos denunciados por el incumplimiento del deber legal alimentario.

Ayer se supo que un promedio de 1,5 casos son denunciados por día solamente en Ciudad del Este, que recogen casos ocurridos en el distrito de Minga Guazú y la capital departamental.