20 de agosto
Domingo
Parcialmente nublado
21°
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
17°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 29 de diciembre de 2016, 01:00

El último dictador uruguayo Gregorio Álvarez murió ayer

El teniente general Gregorio Álvarez, último dictador uruguayo, presidente durante el régimen de facto que terminó en 1985, falleció este miércoles a los 91 años a causa de una afección cardíaca.

Álvarez, apodado El Goyo, fue un militar de brillante carrera, ambicioso y calculador que llegó meteóricamente a los puestos más altos de las Fuerzas Armadas y a encabezar el régimen desde 1981 a 1985 al precio de generar divisiones que perduraron hasta el fin de sus días.

Preso en 2007 por atrocidades contra opositores, estaba separado de otros militares encarcelados por los mismos motivos pero que lo detestaban.

Álvarez fue condenado en 2009 a 25 años de cárcel por la desaparición de 40 personas trasladadas desde Argentina durante su mandato al frente del Ejército. Padecía demencia senil.

Los militares lo nombraron presidente por cuatro años en 1981, diez meses después de que la ciudadanía rechazara en un plebiscito un proyecto de Constitución que aseguraba la continuidad del régimen.

Nacido el 26 de noviembre de 1925 en una familia de militares, fue el tercero de ella en llegar a general. Fue subiendo rápidamente en el escalafón y en 1971, con 45 años, ganó por concurso los galones de general. Aún en democracia, el Congreso autorizó su ascenso.

En el convulsionado Uruguay de comienzos de los 70, el entonces general Álvarez encabezó el combate a la guerrilla urbana Tupamaros, en la que participaba el ahora ex presidente José Mujica.

En una democracia que hervía por la violencia política, las protestas sociales y la represión, participó en negociaciones clandestinas con los Tupamaros sin que el gobierno de entonces estuviera al corriente. afp