22 de marzo
Miércoles
Nublado con chubascos
22°
30°
Jueves
Mayormente nublado
21°
31°
Viernes
Parcialmente nublado
22°
33°
Sábado
Muy nublado
23°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Opinión
sábado 31 de diciembre de 2016, 02:00

El año que debemos crear (a pesar de los políticos)

Andrés Colmán Gutiérrez – Twitter: @andrescolman
Por Andrés Colmán Gutiérrez

El 2017 podría ser un negro año si nos quedamos con el denso panorama que nos dejan los actuales gobernantes y los opositores políticos.

Podría ser el año en que nos quedemos arbitrariamente sin presupuesto y volvamos atrás en el túnel del tiempo para usar el mismo del año pasado, borrando de un plumazo los avances que tanto se han peleado para los trabajadores de la salud y de la educación, y de otros sectores sociales. Año nuevo, Presupuesto viejo.

Podría ser también el año que iniciaremos con una mediática guerra civil instalada entre dos sectores políticos radicalizados: los que están a favor de la enmienda para lograr la reelección presidencial y los que están en contra. Ambos con una incapacidad de sentarse a dialogar y encontrar una solución, arrastrándonos a todos los demás habitantes del país en esta irracional pelea, en donde todo vale, incluso llevarse por delante a la Constitución.

Sí, el 2017 podría ser un negro año, si dependiéramos exclusivamente de una clase política enferma de ansias de poder, cada vez más alejada de la gente y su realidad. Por fortuna no dependemos solamente de la mayoría de los políticos. Hay un país que crea y crece, a pesar de ellos.

Ayer, entre música y brindis, en plena Redacción de Última Hora, pudimos conocer de cerca a varias personas y colectivos sociales que ayudan a crear un país distinto, a pesar de los políticos.

Por ejemplo, Tati Benítez, la chica que a los 6 años de edad recibió el trasplante del corazón y hoy es toda una campeona internacional de golf, además de una decidida batalladora a favor de la donación de órganos.

Por ejemplo, Jonathan Funes y Akira Shimosoeda, los dos jóvenes estudiantes de Politécnica que usaron su genialidad informática para crear una aplicación para teléfonos móviles que permite a las personas con discapacidad moverse por la ciudad evitando los obstáculos.

Por ejemplo, Marcelo Martinessi, el talentoso y solidario cineasta que recupera la voz perdida de las víctimas del caso Curuguaty y las lleva hasta un máximo premio en el Festival de Venecia.

Por ejemplo, el médico Darío Villalba y un grupo de ciudadanos de Ciudad del Este, que desde hace 26 años vienen dando una dura batalla a favor de los enfermos de cáncer, especialmente los de escasos recursos, tratando de hacer realidad el primer hospital oncológico en la región.

Junto al grafitero Oz Montanía, que nos regaló una Asunción hecha galería de arte al aire libre; a los migrantes japoneses que aportaron la riqueza de su cultura en estos 80 años o los dinámicos padres de Omapa, que estimulan el intelecto con las Olimpiadas de Matemáticas, nos brindan la imagen de un país soñado que ya está en marcha. Son a quienes los periodistas de ÚH elegimos como protagonistas del 2016. Los que nos muestran el nuevo año que debemos crear, a pesar de los políticos.