20 de agosto
Domingo
Parcialmente nublado con chubascos
21°
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
17°
25°
Miércoles
Despejado
22°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Opinión
viernes 4 de agosto de 2017, 02:00

Debate tributario

Wendy Marton – @WendyMarton
Por Wendy Marton

El primer debate televisivo entre los precandidatos colorados para las elecciones del 2018 dejó certezas y dudas en materia tributaria.

Tanto Santiago Peña como Mario Abdo hablaron sobre sus planes en caso de ocupar el sillón presidencial.

Peña repitió parte del discurso del Gobierno actual y aseguró que buscará que los ricos paguen más impuestos.

La duda que quedó es cómo lo hará. Santiago fue ministro de Hacienda durante dos años. En ese periodo implementó el impuesto al valor agregado (IVA) a las cooperativas.

En lo que respecta al impuesto a la renta personal (IRP) intentó dos veces sin éxito modificar las reglas para que quienes más tienen más paguen.

Al final, lo que se logró es aplicar la retención del IRP de los asalariados, un sector de clase media baja, mientras que los ricos seguirán pagando menos.

¿Qué hace suponer que logrará lo que Horacio Cartes no logró con todo el apoyo político que hasta hoy tiene y cobrará más tributos al sector más pudiente?

Por lo demás, se desconocen otras propuestas tributarias que podrían mejorar el ingreso a las arcas fiscales y contrarrestar el abultado crecimiento de la deuda pública

En el caso de Mario Abdo quedaron aún más dudas. Como parlamentario no se recuerdan antecedentes de que haya presentado un proyecto de ley en materia tributaria y que haya sido aprobada para que los ricos aporten más.

La propuesta de Abdo guarda relación con mantener baja la presión tributaria tal como está actualmente y apelar al endeudamiento vía préstamos de organismos multilaterales.

Ninguno de los dos despeja dudas sobre qué pasará con el aporte del sector agropecuario y cómo se aumentará su contribución.

El Iragro fue creado en 2013 y es poco aún lo que se puede modificar pues su implementación recién empezó. Lo mismo sucede con el impuesto inmobiliario. Como la modificación comenzó a implementarse en el 2016, quedan aún por lo menos cuatro años para que empiece a notarse su eficiencia o no.

Una reforma tributaria que incluya una mayor presión a través de impuestos directos parece alejada del gobierno que viene, por lo menos si colorados vuelven a ganar la Presidencia de la República.

Queda aún por saber qué propondrán los candidatos opositores.

Más allá de los ataques políticos, es necesario saber qué opciones proponen quienes aspiran a ocupar el sillón presidencial para construir un país más justo, con mayor equidad tributaria y mejor gasto estatal.