6 de diciembre
Martes
Mayormente nublado
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
28°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Nacional
lunes 19 de septiembre de 2016, 11:51

Concejales y abogados critican calidad y sobrecosto de galletitas en Alto Paraná

Dos abogados, un concejal municipal de Ciudad del Este y otro departamental critican la calidad y sobrecosto de las galletitas destinadas a la merienda escolar en el departamento de Alto Paraná. Como protesta, quieren hacer probar ese alimento al gobernador departamental.

Los abogados Paraguayo Cubas y Jorge Brítez, así como el concejal municipal de Ciudad del Este, Celso Kelembú Miranda y el departamental, Carlos Benítez, se trasladaron este lunes hasta la sede de la gobernación de Alto Paraná.

Critican la calidad y el sobrecosto de las galletitas destinadas a la merienda escolar. Como reclamos, intentan llegar hasta el gobernador, Justo Zacarías, para que las pruebe y explique sobre esa situación.

Señalan que la distribución de esos productos alimenticios está a cargo de empresas vinculadas a una jueza de la zona y a un concejal municipal.

Arrodilladas, las cuatro personas ingresaron hasta la sede de la gobernación con una bolsa de galletitas en sus manos. Una de las primeras medidas de protesta, fue dibujar en el piso la palabra "bandido" con las galletitas.

El jefe de Gabinete de la Gobernación, Leonardo Rojas, les mencionó que se necesita pedir una audiencia para que sean recibidos por el gobernador, informó la corresponsal de ÚH, Noelia Duarte.

Hicieron ese pedido y recibieron como respuesta que no estaba disponible y tomaron la decisión de esperar en la planta baja de la institución.

La semana pasada, los abogados Paraguayo Cubas y Jorge Brítez y el concejal municipal de Ciudad del Este, Celso Kelembú Miranda realizaron una pintanta en la sede del Ministerio Público como una protesta a raíz de que no avanza la investigación sobre la muerte de la niña Sara Amapola, víctima de una electrocución en la plaza Monseñor Van Aaken.

Con pinturas acusaban a la fiscala de "ladrona" y "bandida". Los tres quedaron detenidos por algunas horas y luego recuperaron su libertad.