20 de septiembre
Miércoles
Mayormente despejado
23°
35°
Jueves
Parcialmente nublado
19°
35°
Viernes
Mayormente despejado
18°
29°
Sábado
Nublado
17°
25°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
viernes 18 de agosto de 2017, 02:00

Con vestigios de la guerra y mural, Isla Pucú apunta a atraer turistas

Por Karina Godoy

De rodillas y entre llantos, un niño de 8 años suplica a un comandante brasileño para que no decapite a su padre. Este último hizo caso omiso y termina ajusticiando a su progenitor, al igual que a los demás prisioneros paraguayos. El hecho fue en la batalla de Ka'aguy Juru, durante la Guerra contra la Triple Alianza.

Este fuerte episodio ahora se encuentra plasmado en un mural en la localidad hoy conocida como Isla Pucú –donde se desarrolló el último combate en Cordillera– como homenaje al heroísmo paraguayo.

El mural, al igual que la vitrina donde exhibirán réplicas de los vestigios de la batalla, conforman el monumento que la ciudad cordillerana inauguró ayer, como manera de recordar los 148 años de la gesta. El pequeño Juan Evangelista, quien presenció el día final de su padre, el comandante Juan Cárdenas, logró sobrevivir. Sus descendientes estuvieron presentes en el evento de inauguración del monumento.

"El 18 de agosto de 1869, entre 1.200 y 1.300 paraguayos hicieron frente a más de 18.000 brasileros en Ka'aguy Juru. En el lugar se preparó la defensa que debía garantizar la retirada del Ejército paraguayo hacia el noreste del país. Algunos paraguayos pudieron evadirse, pero todos los que cayeron prisioneros fueron degollados", comentó el historiador Fabián Chamorro.

Mariscal. De acuerdo a investigaciones hechas por estudiantes del distrito y el profesor Wilfrido Quintana, el mariscal Francisco Solano López estuvo en el lugar. Según Quintana, el hecho se confirma por los elementos encontrados, como las fortificaciones que cubrían la retirada a Caraguatay, además de resto de armas. Por su parte el intendente de Isla Pucú, Hugo Fleitas, señaló que la ciudad pretende posicionarse como un atractivo histórico, ya que muchos desconocen el episodio desarrollado en el sitio, por la falta de promoción. Sostuvo que la inversión de la obra es de G. 95 millones.


Ka'aguy Juru era la línea que preparó López para contener la retirada,no así Acosta Ñu que solo fue alcanzada. Fabián Chamorro, historiador.