17 de agosto
Jueves
Despejado
15°
29°
Viernes
Parcialmente nublado
18°
29°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente despejado
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
domingo 9 de abril de 2017, 01:00

Cómo nos afecta y qué hacer ante la tensión de la crisis

Carlos Elbo Morales

Nadie es indiferente. Ni siquiera los niños. La crispación política actual que vive el país y que tuvo su pico trágico hace una semana afecta a todos por igual. El desenlace fatal del joven Rodrigo Quintana del PLRA ha tenido un fuerte impacto en la sensación que reina actualmente en la sociedad.

El sicólogo Mario Torres señala que el actuar de la Policía genera una sensación de desprotección social y que hace aflorar el miedo a la muerte. “El guardián se convierte en verdugo. Lo ocurrido nos lleva a pensar que los contenedores del país, las instituciones del país, están completamente casi como quebradas. Estos hechos ponen en riesgo la seguridad ciudadana”, considera.

Opina que con esto “aparecen de repente actores sin un mínimo escrúpulo y conciencia de institucionalización ciudadana, de los derechos. Matan y atacan sin mayores fuerzas. Esto es gravísimo para una sociedad, sea cual fuera. Es prácticamente una falta a los derechos humanos. Cuando ocurre tal cosa, estamos ante una sociedad tambaleante”.

Torres comenta que debido a la tensión que se vive, se altera la rutina de muchas personas. Hay quienes no pueden conciliar el sueño. También las horas de escuchar radio y seguir las noticias se incrementan. “Se amanece y se duerme con la radio encendida”. A ello se suma el cháke permanente de que si el proyecto enmienda será tratado o no. Esta indefinición contribuye a la angustia en la población.

En el caso de los niños, señala que ellos se sienten más ansiosos, el miedo es exacerbado y ven al policía como una figura que despierta temor antes que seguridad. Por su parte, los adultos mayores se encuentran ante un escenario inesperado para ellos, por lo que aumenta el estrés.

Caminos. Sin vueltas, el sicólogo recomienda que los acontecimientos, en especial el asesinato de Rodrigo Quintana, deben ser conversados entre todos, principalmente con los adultos mayores. No solo en la familia, sino también en las escuelas, los colegios y las universidades. Estas conversaciones deben consolidar los aspectos humanos y de seguridad.

“Con los niños es importante proveerles de elementos donde puedan expresar lo que sienten. Por ejemplo, hojas y lápices de colores o crayolas para dibujar. No hace falta decirles qué deben hacer. Ellos demostrarán con sus creaciones los aspectos conscientes e inconscientes”, aconseja.

Medios. El sicólogo señala que los periodistas deberían de dar una interpretación de la actuación policial. Explica que deberían demostrar que tal actuar corresponde a una sociopatía, sicopatía y un descontrol. “Pero mostrando también que esto no es lo común, lo natural ni normal. Y mostrar, a los niños sobre todo, que la protección está en la casa y que la figura del policía no es esa”, subraya.