22 de junio
Jueves
Despejado
19°
28°
Viernes
Despejado
20°
28°
Sábado
Mayormente despejado
18°
28°
Domingo
Muy nublado
18°
28°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
sábado 20 de mayo de 2017, 02:00

Clausura de carreras en Unasur deja a la deriva a unos 9.000 estudiantes

El 90% de los alumnos de Unasur siguen algunas de las 14 carreras clausuradas por el Cones. Ayer hubo incidentes entre propios afectados. Las autoridades jugarán su última carta para que se revea la medida.

Angustia y desesperación se perciben en los rostros de la mayoría de los estudiantes de la Universidad Autónoma del Sur (Unasur). Ayer, tras conocerse la resolución del Consejo Nacional de Educación Superior (Cones) por el cual cierra 14 carreras no habilitadas, decenas de alumnos buscaron una respuesta de sus autoridades.

"Unasur no me vas a devolver mi sueño ni mi tiempo, pero devolveme mi dinero", decía el cartel de una joven que le fuera arrebatado a manos de una funcionaria. En ese instante, se registró un forcejeo entre los mismos alumnos que aguardaban una explicación por parte de los encargados de la casa de estudios.

De un lado, los que se sienten estafados y, del otro, los que confían en la institución, pues están al borde de terminar sus respectivas carreras. La tensa calma se rompió ante la desesperación por los años de estudios perdidos y los millones de guaraníes invertidos.

Una joven, incluso, fue trasladada en ambulancia a un centro asistencial, víctima de un aparente ataque epiléptico.

Ocurre que hasta para retirar sus antecedentes académicos –según denuncias– les decían que tenían que abonar alrededor de G. 300.000. Eso fue desmentido por las autoridades, quienes dijeron que liberaban los aranceles desde el momento en que recibieron la resolución de cierre del Cones.

Desafiante. Arnaldo Decoud y Mirtha Reyes, director y rectora de la Unasur, respectivamente, convocaron ayer a los estudiantes a una reunión en el salón auditorio. Explicaron que la institución apelará el próximo martes, en virtud a que todas las carreras del área de la salud fueron implementadas en 2008, el año en que se abrió la universidad. Micrófono en mano, Decoud vociferó: "Unasur es el problema que tiene el Cones. Diez mil alumnos somos gente; 500 en la plaza quemaron un Congreso, 500 personas hicieron cambiar la decisión del presidente de la República, y nosotros no vamos a poder contra doce consejeros que lo único que quieren es perjudicarnos", dijo en tono desafiante.

Embed


Me siento estafado, frustrado por tanto esfuerzo; varias veces vine sin comer para pagar la facultad. Carlos Franco, de Itauguá.

Vamos a tener que comenzar de cero otra vez, porque ninguna universidad nos quiere recibir. Cinthia López, de Villa Elisa.


Una chipera costeaba estudio de su hija

Sollozando, Agripina Gómez –madre de una de las estudiantes estafadas– relató la impotencia que le embarga ante el cierre de las carreras de Unasur. "Mi hija estaba en el tercer año de Enfermería, por nuestra situación económica es la única de la familia que pudo estudiar en la universidad", comentó la mujer, quien vende chipa desde hace dos décadas.

"Yo costeaba sus gastos con la venta de la chipa, cría y venta de chancho y gallinas", continuó su testimonio recogido por Vanessa Rodríguez, corresponsal de ÚH en Misiones. Agripina vive en la compañía Santa Elena de Santa Rosa, Misiones, y "desde allí, con o sin lluvia mi hija asistía a la facultad", apuntó.

En ese departamento del país, son más de 300 los estudiantes afectados por el cierre de carreras inhabilitadas.

Manifestación. Desde las 8.00 está prevista una protesta hoy, frente a la Unasur de San Ignacio, a la espera de una respuesta y pronta solución para estudiantes y egresados de la institución. "Estaremos en vigilia permanente, no podemos defender a nuestra facultad, el Cones les aviso y cumplió con su deber, nos están tomando el pelo, ya en el 2013 ellos habían recibido el aviso de que no estaban en regla. No hicieron nada y tampoco nos dijeron nada, tuvieron tiempo y no hicieron nada; la coordinadora Liz Vera es una persona que en vez de buscar calmar al alumnado y dar solución nos provoca", dijo María Cuenca, delegada del 3er curso de Kinesiología.

Impotencia. Así como el caso de Agripina, se multiplican las historias de familias humildes, afectadas por cierre de Unasur