10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Martes
Mayormente nublado
21°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 31 de agosto de 2016, 17:28

Cinco países suramericanos diseñan acciones para el arranque del Banco del Sur

Quito, 31 ago (EFE).- Los gobiernos de Argentina, Bolivia, Ecuador, Uruguay y Venezuela se sentaron hoy a discutir las próximas acciones necesarias para el arranque de operaciones del Banco del Sur, una entidad financiera constituida en 2007 para impulsar proyectos para el desarrollo de la región suramericana.

La capitalización del banco, la nómina de su consejo de administración y la revisión de su convenio constitutivo fueron los principales asuntos en el orden del día de la reunión, inaugurada por el ministro ecuatoriano de Finanzas, Fausto Herrera.

"Nuestro objetivo no es solo que Argentina, Bolivia, Ecuador, Venezuela y Uruguay sean parte del Banco del Sur, sino que el resto de naciones miembros de la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) se sumen en el corto plazo a esta gran iniciativa", dijo.

Según él, los países suramericanos que se adhieran al banco podrán beneficiarse de las ventajas de tener un "financiamiento propio" para impulsar proyectos que fortalezcan el intercambio comercial y contribuyan a mejorar la productividad.

A la cita, que concluirá este jueves, Brasil asistió como observador, pues su Legislativo no ha ratificado el convenio constitutivo del banco, al igual que Paraguay.

El ministro ecuatoriano señaló en declaraciones a periodistas antes de la sesión de trabajo que el plazo para la integración formal en la entidad ha vencido, pero una de las propuestas debatidas en la reunión consiste en la modificación del convenio constitutivo para que cualquier país pueda adherirse en el momento en que lo considere oportuno.

En cuanto a la capitalización del banco, se considera que con el 5 % del aporte de recursos programado para el primer año, puede iniciar sus operaciones. En el caso de Ecuador, ese monto asciende a 400.000 dólares que el Ejecutivo se ha comprometido a aportar.

A un plazo de hasta diez años, el capital debe llegar a los 7.000 millones de dólares, en función del tamaño de las economías de los países miembros.

Así, Argentina, Brasil y Venezuela tendrán que aportar 2.000 millones de dólares cada uno y Ecuador y Uruguay 400, también cada uno, mientras que Bolivia aportaría cien millones, lo mismo que Paraguay.

Herrera, en su intervención inaugural, expresó su confianza en que la entidad "se convierta en una gran alternativa financiera de la región para impulsar proyectos estratégicos que promuevan el desarrollo".

"Entendemos que la puesta en operación del banco debe trascender la situación económica actual y las tendencias políticas de los gobiernos", declaró.

El Banco del Sur se concibe como una fuente de financiación nacional y regional que impulse el comercio y la productividad en la zona y, al mismo tiempo, pretende fomentar el ahorro y contrarrestar lo que el canciller ecuatoriano, Guillaume Long, ha calificado de "fuga de capitales": un flujo de fondos que va desde los países latinoamericanos hacia fuera de la región.

Y es que, según datos del Banco de Pagos Internacionales citados por el Gobierno ecuatoriano, los depósitos de América Latina en el resto del mundo son de unos 1.034 millones de dólares, más de 75 % de los cuales están en Estados Unidos.

Según las autoridades ecuatorianas, con la puesta en operación del banco será posible financiar proyectos asociados a la soberanía alimentaria, sanitaria, energética, de recursos naturales y de conocimiento lo que, a su vez, fortalecerá la agenda de integración de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

La idea del Banco del Sur surgió por iniciativa del fallecido expresidente venezolano Hugo Chávez y el memorando de su constitución se firmó en 2007, aunque su convenio constitutivo entró en vigor en 2012.

La demora en la operatividad de la institución llevó en septiembre de 2015 al entonces canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, a comentar: "Los que crean en Dios recen para que el Banco del Sur esté el 31 de octubre".

Casi un año después, los trabajos siguen, si bien el Gobierno ecuatoriano confía en que, tras las decisiones que se adopten en esta reunión, en los próximos meses su operatividad podría ser un hecho.

A la cita de hoy, anunciada como Reunión de Ministros del Banco del Sur, asistió junto a Herrera el ministro coordinador de Conocimiento y Talento Humano de Ecuador y director ejecutivo del país al Banco, Andres Arauz, así como viceministros y delegados de Argentina, Bolivia, Uruguay y Venezuela.