3 de diciembre
Sábado
Nublado con chubascos
21°
27°
Domingo
Mayormente despejado
20°
31°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 11 de noviembre de 2016, 00:11

China planea que 9 millones de hijos de migrantes se reúnan con sus padres

Pekín, 11 nov (EFE).- El Ministerio de Asuntos Civiles de China estudia varios planes para reunificar a millones de familias separadas por las migraciones internas del país, por las que unos nueve millones de menores viven alejados de sus padres.

Según informó hoy el diario oficial China Daily, el nuevo ministro del ramo, Huang Shuxian, hizo la propuesta esta semana al presidir la primera reunión tras su nombramiento, el pasado lunes, en sustitución de Li Liguo.

Millones de personas han emigrado en las últimas décadas desde los pueblos chinos hacia las ciudades, con más y mejores opciones de empleo, dejando atrás a sus hijos, que se quedan en la mayoría de casos al cuidado de abuelos, tíos o amigos de la familia y, en algunos casos, completamente solos.

Huang, según el China Daily, mostró su disposición a solucionar este problema y en su primera reunión ministerial ofreció tres medidas en ese sentido, entre ellas conceder a los menores el "hukou", el permiso de residencia urbano que da acceso a la sanidad o la educación de las ciudades.

Además, el ministro señaló que se podrían adoptar medidas para estimular a los padres a volver al hogar familiar y para conseguir que los menores que hayan abandonado sus estudios regresen a las clases.

El sistema de "hukou", una especie de "pasaporte interno" que divide a los chinos en urbanos y rurales, está siendo actualmente reformado para relajar las restricciones que impone, facilitar la migración de los campos a las ciudades y ayudar al crecimiento económico del país.

Creado a finales de la década de 1950 para evitar un abandono masivo del campo, este sistema ha generado importantes desigualdades entre la ciudadanía del país al privar a los habitantes rurales de derechos cuando se desplazan a las ciudades y obligar a muchos padres a dejar a sus vástagos en sus pueblos natales.

Hay toda una generación de chinos, con unos 60 millones de integrantes, que ha crecido sin sus progenitores desde las reformas aperturistas que inició el país a finales de los años 1970 y, actualmente, son nueve millones los menores de 16 años que viven lejos de sus padres, según datos oficiales.