20 de julio
Jueves
Despejado
23°
Viernes
Despejado
24°
Sábado
Despejado
17°
27°
Domingo
Despejado
19°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
martes 11 de julio de 2017, 01:00

Campesinos volvieron a Asunción para exigir condonación de deudas

Condonación de la deuda de los campesinos y subsidio a su producción, legalización y regularización de las tierras, además de un plan de reactivación productiva, mediante nuevos créditos, solicitan los labriegos que desde ayer se instalaron en las plazas frente al Congreso Nacional.

La nueva gran manifestación del campo se extenderá por tiempo indefinido y hoy prevén recorrer el microcentro asunceno, desde las 6.00 horas, según adelantaron los dirigentes de las 17 organizaciones aglutinadas en la Coordinadora Nacional Intersectorial (CNI) que el año pasado había logrado un acuerdo con el Gobierno para reconsiderar sus deudas.

Como no encuentran aún respuestas ni concreción a aquella firma de convenio de parte del Gobierno, los campesinos retornaron a la capital a solicitar los puntos consignados, además de buscar que se estudie un proyecto de ley de emergencia nacional para la reactivación de la agricultura familiar campesina.

Según Luis Aguayo, de la Mesa Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas (Mcnoc), el retorno del contingente de labriegos responde a que aún no se procedió a reprogramar la deuda y que existen USD 20 millones de dólares de pasivo general que mantienen los campesinos con las entidades financieras.

Anoche se realizó el acto de apertura oficial de la movilización, y los dirigentes esperan que este jueves se estudie ese proyecto de ley, además de otro que guarda relación también con la agricultura campesina e indígena, aparte del cumplimiento irrestricto de los derechos laborales.

Por su lado, Filemón Paredes, presidente de la Asociación Nacional de Cañicultores, dijo que la lista de 24.851 pequeños productores aún espera que se proceda a la refinanciación.

Los dirigentes mencionaron en el acto de apertura que conforme pasen los días y si no se llega a un acuerdo con el Gobierno, arribarán más campesinos a la capital, para hacer sentir su fuerza y presionar a las autoridades.