4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
martes 13 de septiembre de 2016, 01:00

Brindan experiencias positivas

Con el fin de divulgar experiencias en torno a ejecución de fondos soberanos de estabilización y que estos instrumentos fiscales, que ayudan a muchos países cuando sufren recesión económica, puedan también servir a Paraguay, se realizó ayer el seminario Fondos Soberanos de Estabilización: La experiencia internacional.

Participaron del mismo el ministro de Hacienda, Santiago Peña; el presidente del Banco Central del Uruguay, Mario Bergara; el secretario ejecutivo del Fondo de Ahorro de Panamá, Abdiel Santiago; el ex ministro de Finanzas de Noruega, Vidar Ovesen, y el profesor de la Facultad de Economía y Negocios de Chile, Eduardo Engel.

Peña destacó que el objetivo de estos fondos es que el gasto público no sufra variaciones desmedidas a lo largo de los años; es decir, que sus niveles se mantengan estables y que no dependan de fluctuaciones cíclicas de los ingresos tributarios.

“Así se conseguirá que el gasto público opere como un atenuador de los ciclos económicos, resultando así en una política fiscal contracíclica”, destacó.

El representante noruego mencionó que los ingresos por el petróleo en su país fueron fundamentales en los años 90 para la creación de los fondos soberanos, que se constituyen en los mayores del mundo; mientras que el panameño Santiago destacó que a nivel mundial, hace 15 años los fondos de estabilización constituían apenas el 2% del PIB mundial, mientras que actualmente llegan al 10% del PIB internacional.

Para el uruguayo Bergara, los fondos deben integrarse para identificar la naturaleza de los riesgos relevantes y los impactos, es decir que se debe tener en cuenta el manejo de riesgos, porque el caso uruguayo descansa en la cuestión eléctrica, ámbito que se mantuvo volátil y fluctuante en las últimas décadas.

El caso chileno, según contó Engel, lleva ya 30 años y es producto de los ingresos por el cobre, mientras que las diferentes administraciones respetaron el fondo, con leyes de responsabilidad fiscal.