9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
jueves 17 de noviembre de 2016, 02:00

Atribuyen la preocupante reducción del hato ganadero a la inseguridad

Cansados de la inseguridad reinante en el campo y de cómo esta situación afecta a la ganadería y el transporte, miembros de la Asociación Nacional de Transportes de Ganado (Antg) y de la Asociación Rural del Paraguay (ARP) salieron ayer con sus camiones trasganados a las calles.

Los transportistas y ganaderos estacionaron sus camiones –alrededor de cien vehículos– a lo largo de la ruta 9, Carlos A. López, conocida como Transchaco, en Mariano Roque Alonso. De esta manera se unieron a la protesta contra la inseguridad que se llevó adelante en Minga Porá, también ayer por la mañana.

Los convocantes ofrecieron una conferencia de prensa frente al local de la ARP para explicar sus reclamos. Gilberto Maldonado, presidente de la asociación de transportistas, fue el principal vocero.

Explicó que la inseguridad llegó a tal punto que afectó a toda la cadena de valor, por lo que varios transportistas quedaron sin trabajo.

El flagelo de la inseguridad es la principal causa de la grave disminución del hato ganadero, problema que se acentuó en el último par de años.

Tres millones. Un comunicado conjunto emitido por las organizaciones involucradas en la movilización, indica que desde el 2012 hasta hoy el hato nacional retrocedió en tres millones de cabezas de ganado.

Este número de animales corresponde a 70.000 viajes en flete, precisa el mismo texto.

Benita Huerta, presidenta de la Regional de General Bruguez de la ARP, explicó los problemas que acarrea la inseguridad a la producción.

Los productores ya no pueden visitar constantemente sus campos y ocuparse del ganado por temor a ser emboscados. Otro problema es que tampoco encuentran capataces que quieran trabajar en las estancias, también por temor a los grupos criminales que dominan varias zonas del interior del país, explicó la representante de La Rural.

Si el productor no puede trabajar en el campo no le queda otra que vender la tierra, alejándose así de la actividad ganadera ya de forma permanente, agregó.

Con una menor producción los fletes son cada vez menos necesarios, recordó Maldonado. “Necesitamos garantías para poder seguir trabajando. Ya no queremos diálogo, queremos ya una solución”, manifestó.

La disminución del hato ganadero es un problema que preocupa al sector, debido a que la industria cárnica busca nuevos mercados de exportación, pero no se tiene la certeza de que se logrará abastecer, debido al actual ritmo de reducción de la cantidad de animales en los últimos años.

El dirigente gremial hizo un llamado al Gobierno para que se fortalezcan las instituciones encargadas de brindar seguridad a la ciudadanía.

En ese sentido, hizo hincapié en la urgencia de depurar dichas instituciones. “Se deben limpiar las instituciones de la corrupción”, agregó. Aguardan un llamado del Gobierno pero para escuchar respuestas, no para “armar comisiones”, añadió.

Nombres. A criterio del transportista, hay dirigentes políticos que “promueven las invasiones de tierra”, que forma parte del conflicto en el campo. Citó a los liberales Luis Alberto Wagner y José Ledesma, a los senadores del Frente Guasu Fernando Lugo y Sixto Pereira, y al concejal departamental Elvio Benítez, de San Pedro.