8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Sábado
Mayormente nublado
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Arte y Espectáculos
sábado 24 de septiembre de 2016, 01:00

A 25 años del grito grunge de Nirvana con el disco Nevermind

La depresión, la rabia y la angustia reventaron las listas de éxitos gracias al grito desesperado de Nirvana en Nevermind, el disco que hoy cumple 25 años de lanzamiento y que, con su rock atormentado y herido, llevó el estilo grunge al apogeo de su revolución.

Liderado por un mártir ateo y arrastrado por el huracán de Smells Like Teen Spirit, tal vez la canción más importante e influyente del rock de los años 90, Nirvana voló alto con Nevermind, pero su éxito también encaminó a su cantante Kurt Cobain a la autodestrucción.

Nevermind, que vendería millones de copias y en 1992 lograría desbancar del número uno a Dangerous (1991), de Michael Jackson, convirtió a los miembros de Nirvana en estrellas mundiales y en referentes de moda con sus pintas desaliñadas, camisas de leñadores y vaqueros rotos.

El grupo se originó en 1987, en Aberdeen (EEUU), con el bajista Krist Novoselic y el vocalista y guitarrista Kurt Cobain. En su disco de debut, el crudo y áspero Bleach (1989), todavía no contaban con la batería de Dave Grohl, que cerraría la formación clásica de Nirvana y quien, tras el fin de la banda, enfocó hábilmente su carrera con Foo Fighters.

Inadaptación, problemas de autoestima, soledad, incomprensión, apatía y nihilismo. Nevermind apelaba con cólera a todo eso para conectar con la frustración de una juventud acosada y perdida que describió Michael Azerrad en la biografía Come As You Are: The Story of Nirvana (1993).

Trágicamente, la inestable y quebrada mente de Cobain no estaba preparada para aquel fenómeno de masas.

Nirvana grabó los discos In Utero (1993) y MTV Unplugged in New York (1994), pero los frecuentes desequilibrios de Cobain y su adicción a la heroína ganaron finalmente la partida: la gran figura del grunge se suicidó el 5 de abril de 1994. EFE