Deportes

Una Copa para la esperanza

 Olimpia por penales venció a Sol y se consagró en la Copa Paraguay.

En una final plagada de imprecisiones, Olimpia pudo sacar rédito y consagrarse campeón de una de las copas que le faltaba en su vitrina: la Copa Paraguay, en un partido donde dominó, pero sufrió al igualar 2-2 ante Sol de América y ganar 3-1 por penales.

Los errores se dieron en zona defensiva de Olimpia. Primero con una floja respuesta de Olveira para el primer gol solense y luego una mala salida de Alcaraz, ambos tantos de Javier Toledo.

Pero si hablamos de errores, la mano de Fernando Godoy le permitió a Derlis González, de penal, facturar el 2-2 a los 86 minutos para llevar a penales la definición.

Reivindicación. Gastón Olveira tuvo su revancha. Tras ese error que permitió para el primer tanto solense, tapó dos penales, el de Diego Godoy y Rodrigo Rojas, fundamentales para definir la Copa a favor de Olimpia.

Olveira se ganó con estas actuaciones el mote de penalero y de lo mejor en un Olimpia muy impreciso y de juego muy pobre durante todo el partido.

De Sol de América vale remarcar su entrega. Un equipo que estaba al límite en su físico, se notó con muchos jugadores lesionados y golpeados.

Consiguió salvarse del descenso, que fue el objetivo principal; además se clasificó a la Copa Sudamericana del próximo año, pero no le dio más la nafta en este partido para consagrarse campeón. Golpeó en los momentos justos, pero no le alcanzó. Un muy digno rival.



Dejá tu comentario