Política

Según Acevedo, crimen organizado intoxica a los movimientos sociales

El ministro del Interior sugirió a campesinos que protesten frente al Poder Judicial por denuncias sobre desalojo. Habló de una nueva carta orgánica y dijo que el PCC “ne’îra opê, pero iñapêno”.

Una llamativa visita al titular del Congreso, Blas Llano, realizó ayer el ministro del Interior, Euclides Acevedo.

Este último dijo que solamente era una reunión de cortesía, y luego pasó junto al abdista Martín Arévalo, vicepresidente segundo.

Acevedo trató de amigo a Llano, pero ni siquiera hubo una foto juntos para la prensa. El que sí permitió una gráfica fue Arévalo.

El ministro del Interior aseguró que no le pecheó al liberal por más presupuesto, y admitió que están trabajando en una nueva carta orgánica para la Policía Nacional.

“Los movimientos sociales están intoxicados por el crimen organizado”, sentenció cuando fue consultado sobre los tomateros y su presunta vinculación con el EPP.

“No, yo no creo en estas cosas. Es un trabajo de inteligencia”, alegó Acevedo.

“Lo que yo creo que pueden tener los movimientos sociales es una intoxicación por parte del crimen organizado”, consideró.

“¿A quién le conviene la desestabilización, un Estado vulnerable, a quién le favorece? Al crimen organizado”, se respondió él mismo.

“Son los verdaderos poderes fácticos que no solamente han penetrado en los organismos de seguridad, sino en todas las instituciones”, dijo.

Fue consultado sobre el reclamo en cuanto al cese de los desalojos por parte de los campesinos, y deslindó responsabilidad pasando el fardo al Poder Judicial.

“Los desalojos son un problema judicial”, sentenció, y dijo que no se podía meter.

En cuanto a la reciente movilización campesina, mencionó que justamente le sugirió a los mismos que vayan y protesten ante el Poder Judicial.

Refirió que hay un acuerdo para llevar adelante una mesa negociadora, porque se trata de un problema social que abarca diferentes aristas.

También fue consultado sobre el Primer Comando Capital (PCC), y su respuesta fue “ne’îra opê, pero iñapêno (todavía no se quebró, pero ya se está descomponiendo).

DE VISITA. “Vine a saludar a mi amigo, y se trata de un poder del Estado”, dijo Acevedo a los periodistas tras hablar con Llano. Indicó que la intención es combinar con el liberal los trabajos en común en materia de seguridad ciudadana.

“No vengo a pechear absolutamente nada, en términos presupuestarios, sino visita de cortesía de un amigo”, insistió el ministro.

Al ser consultado sobre la propuesta de una nueva carta orgánica que rija para los uniformados, alegó que tratarán de que sea fruto del consenso.

“Queremos que ese nuevo proyecto que regule el funcionamiento jurídico y administrativo de la Policía se haga con la participación de todos los protagonistas, de tal suerte que si la ley llegare a salir sea por consenso”, indicó.

El proyecto de ley que apuntaba a una serie de modificaciones a la carta orgánica policial había sido rechazado por los diputados. La propuesta era del Ejecutivo.

“Si sale la ley por mayoría de votos, siempre tiene detractores”, manifestó.

Volvió a ser consultado sobre el presupuesto para el Ministerio del Interior, y alegó que están contentos con los números pero no satisfechos.

Señaló que para la Policía necesita unas 200 motos más y muchas patrulleras, porque algunos diputados y gobernadores le están pidiendo.

“La parte logística está fracasando”, consideró.

Ante la pregunta de si posteriormente al tratamiento del Presupuesto General de la Nación estaría solicitando alguna ampliación, refirió que iba a discutir el procedimiento.

“Como dice Calé (Galaverna), tengo que ser un encantador de serpientes para sacarle un mango a los parlamentarios”, acotó el ministro del Interior.


El crimen organizado no solo ha penetrado en organismos de seguridad, sino en todas las instituciones.

Euclides Acevedo,
ministro del Interior.

Dejá tu comentario