Interior

En Guairá y Canindeyú, campesinos sufren por escasez de agua potable

Las juntas de saneamiento no logran abastecer la alta demanda del suministro. Motor averiado, inconvenientes en las cañerías y poco caudal del pozo son algunas de las deficiencias del servicio.

Los pobladores de Tebicuary, en Guairá, y de Villa Ygatimí, en Canindeyú, sufren hace semanas debido a las deficiencias en el suministro de agua potable; una situación que se acentúa en este verano. Los campesinos deben pernoctar para juntar líquido a la noche o gastar mucho dinero en la compra de agua mineral. Las autoridades municipales no dan respuesta al clamor de los usuarios.

En Tebicuary, la falta de suministro de agua potable persiste hace más de 10 días y afecta a estimativamente 2.000 personas. La provisión se encuentra a cargo de la Municipalidad de Tebicuary, que factura cada mes G. 35.000, con o sin servicio.

Miguela Borja, vecina del barrio San Cayetano, dijo que se ven obligados a juntar agua en bidones cada noche para poder preparar comidas y para el aseo personal diario. Mencionó que nadie les dio explicación acerca de la constante falta de agua en la zona y refirió que están cansados de andar así todos los días.

“Hay horas que viene bien y hay horas en que ni una gota de agua tenemos. Pero ni siquiera alcanza para subir a nuestra ducha. Nos ingeniamos como podemos”, dijo.

Leonida Aguilera, otra pobladora, señaló que en cada época de verano sufren las mismas penurias de siempre y que se ven obligados a comprar agua mineral para su consumo debido a la falta del suministro.

Señaló que el problema aparentemente sería que es necesario un nuevo motor para el bombeo del agua, según pudo escuchar entre los encargados del suministro de agua. Comentó que los barrios afectados son San Cayetano, San Francisco, Virgen de Fátima, Virgen del Carmen y Santa Lucía.

La corresponsalía intentó obtener la versión del intendente de Tebicuary, Juan Bosch Beynen, pero se encuentra de vacaciones en el exterior.

CLAMOR EN CANINDEYÚ. La población de Villa Ygatimí también sufre por constantes cortes en el suministro del servicio. La falta de agua potable se prolonga por varias horas e inclusive días, la cual repercute en los servicios que ofrecen los restaurantes, hoteles y centros comerciales de la comunidad.

Rogelio Giménez, poblador y empresario hotelero, relató que las canillas casi nunca tienen presión por lo que no se pueden utilizar las duchas ni los sanitarios. “Debo juntar el agua en un tamborcito y alzar arriba con un motor”. Pidió la intervención de las autoridades correspondientes para poner fin al problema.

Por su parte, Gregorio García, presidente de la Junta de Saneamiento local, dijo que los funcionarios están trabajando airadamente a fin de reponer el servicio a la ciudadanía. Aclaró que el problema se presenta en el pozo principal.

“Por el temporal se descompuso un motor, ese ya solucionamos. Otro, se rompió la red principal bajo el asfaltado, obra de Tecnoedil (solucionado). Se descompuso la electrobomba principal y va terminando el caudal del pozo”.

Recordó que precisamente durante el año 2018 se recibió recursos de la Comuna local para la perforación de un pozo con todas las instalaciones, compra de motobombas y cambio total de las redes principales de la ciudad. Fue presentado el informe de los gastos ante la Contraloría y aprobada en la Junta Municipal, según precisó.

Dejá tu comentario