Interior

Embarque de soja sigue intenso en Hohenau y Capitán Meza

 

Permanentes movimientos motivados por el embarque de soja se pueden ver de manera diaria en la zona portuaria de Hohenau y Capitán Meza, distritos ubicados en el Departamento de Itapúa, sobre el río Paraná. En ambos lugares se produce una masiva llegada y salida de camiones que acercan la oleaginosa para su despacho hacia puertos internacionales.

Es la época de envío de los granos a países de otros continentes, desde los silos de la región hasta el embarque y las enormes barcazas que llevan millones de kilos a Europa y Asia vía río Paraná primero y luego cruzando los océanos.

Los camiones acercan los granos desde distintas localidades de Itapúa y otros departamentos cercanos como Misiones, Alto Paraná, Caazapá y Misiones. La carga se produce en Hohenau a través de la empresa Sarcon que tiene su infraestructura a 12 kilómetros del centro urbano de la ciudad por donde cruza la ruta PY06. En tanto, en Capitán Meza los camiones llevan los granos al puerto Don Joaquín, propiedad de la cooperativa Colonias Unidas.

Cada barcaza carga 1.400 toneladas, unos 1.400.000 kilos. En total el barco remolcador empuja 21 barcazas aguas abajo hasta Puerto Palmira, Uruguay. Para abastecer las 21 barcazas, son miles de carga de los camiones que transportan en cada viaje 27 mil kilos de soja. Los camiones descargan la soja en los silos localizados a la orilla del río, desde donde con un complejo sistema e infraestructura que poseen las empresas embarcaderas, los granos caen a las barcazas que se hallan sobre el Paraná. La carga de la soja a las barcazas termina en más de una semana y se realiza durante las 24 horas del día de manera ininterrumpida.

Una vez que se inicia el viaje por el río, la flota llega en siete días al puerto uruguayo tras recorrer más de 1.300 kilómetros por el agua. Desde principios de enero es intensa la actividad de embarque. En estos momentos cientos de camiones esperan en largas colas para poder descargar. En el caso de Hohenau, la semana pasada se pudo observar hasta 8 kilómetros de la cola de los enormes semiremolques cargados.

Hablando con conductores de los camiones que en filas están esperando para descargar, refieren que es imperiosa la necesidad de reparación que tiene el tramo de 6 kilómetros hasta el río. Señalan que los vehículos pesados que manejan, cuando están cargados son muy golpeados por el pésimo estado del empedrado. Al mismo tiempo, cada vez están descomponiendo más el camino que está lleno de pozos y piedras desacomodadas del empedrado.

Pese a los problemas en China continental y otros países por el coronavirus, el movimiento de soja es enorme en esta zona, pero los precios del grano no son los mejores. NM

Dejá tu comentario