Economía

Cemento importado quedó varado por caída de sistema

 

La caída del sistema informático Sofía de la Dirección Nacional de Aduanas (DNA) afectó en la víspera el ingreso al país de productos actualmente considerados de urgencia, como el caso de insumos para salud, como también de cemento importado ante la escasez que se registra en el mercado.

El propio titular de Aduanas, Julio Fernández, informó que la institución enfrentó algunos problemas técnicos durante el fin de semana y que ayer a la tarde el sistema empezó a operar progresivamente hasta normalizar el servicio.

El funcionario explicó que lo ocurrido es derivación del cambio radical en la prestación de servicio que venía haciendo una empresa hace 28 años. Indicó que debían contar con un servicio alternativo, pero recién ahora lo están implementando.

Apuntó además que el problema se presentó con la reposición de 130 baterías. Dijo que el servidor central estaba funcionando, pero tuvo una falla que se trabajó para subsanar ayer.

Fernández refirió también que en la entidad estuvieron viendo un plan alternativo para casos que necesitan urgente despacho, como el aspecto de los insumos de salud y otros productos con cadena de frío.

Ya entrada la tarde, Aduanas no reportó un informe sobre el volumen de mercaderías que no pudieron ser despachadas, debido a la caída del sistema o si algunas con carácter de urgencia fueron atendidas en el plan de contingencia.

ESPERA. Por otra parte, uno de los rubros de importación que quedó varado y sin poder ingresar al país es el de cemento. Desde la semana pasada el sector de la construcción está sufriendo una escasez debido a que la cementera privada Yguazú tuvo un problema técnico y paró su producción.

Gerard Koops, directivo de la firma Intermix, importadora de cemento Artigas, apuntó que enviaron 150 camiones al Uruguay para traer el producto, pero 34 que ya volvieron se encuentran desde el pasado viernes sin poder hacer el despacho, debido a que no funciona el sistema de la DNA. Apuntó que lamentablemente se generan sobrecostos porque de hecho el flete terrestre subió mucho debido a que hay sectores que están especulando con el servicio y ahora también se presenta con el cemento.

Koops dijo que lamentó haber leído la semana pasada que por la especulación se estaba vendiendo cemento importado a 75 mil guaraníes la bolsa, hecho que considera un abuso y que su empresa nunca se aprovechó del faltante del producto.

“Nosotros estamos aquí para ayudar al país. Leí un artículo en el diario que decía que los importadores venden a 75 mil guaraníes la bolsa. Me sentí un poco ofendido por esto porque el precio máximo que se debería estar vendiendo en el mercado es de 57.500 guaraníes”, lamentó. Señaló que las cargas que llegan y serán distribuidas por el país no deberían incluso superar los 55 mil guaraníes. “Intermix no especula con los precios. Es una empresa que se constituyó hace años y nunca nos hemos aprovechado cuando hay faltante de cemento”, recalcó.

Dejá tu comentario