21 de agosto
Lunes
Mayormente despejado
22°
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Opinión
lunes 5 de junio de 2017, 02:00

Todos somos Néstor

Sergio Cáceres Mercado – sergio209@lycos.com
Por Sergio Cáceres Mercado

Ha dado mucho que hablar el audio difundido por las redes sociales, en donde la cobradora de una empresa maltrata a un cliente que se ha atrasado en el pago. Lo que más llamó la atención fueron los exabruptos en que incurre la cobradora al percatarse de que el moroso no pagaría su cuota. Sin embargo, no debemos dejar pasar al interlocutor, Néstor, quien intenta explicar el porqué de su mora y da detalles de sus gestiones como intentando conseguir piedad de la implacable y cruel cobradora.

Néstor ejemplifica la situación de miles de paraguayos que como él bicicletean más de una deuda. Son asalariados que precariamente llegan a fin de mes apagando uno que otro incendio, pagando en una ventanilla y debiendo en otras, haciendo una rotación mágica con su poco dinero para poder satisfacer a algunos y enfurecer irremediablemente a otros. Cuando uno escucha las excusas de este apretado trabajador, está escuchando la voz de cientos de miles de iguales a él, excusándose ante las entidades usureras que les chupan la sangre de a poco.

Lo poco que podemos entrever de la vida de Néstor es más que suficiente para saber que él pertenece a esa legión de compatriotas que día a día contradicen las declaraciones de un Cartes, de un Peña o de un Leite cuando afirman que nunca estuvimos mejor y que cada vez la situación progresa. Eso quizá se aplica a sus correligionarios y colegas políticos que siempre avanzan a costa del erario público y otros actos ilícitos. Pero personas como Néstor, hombres y mujeres trabajadoras a quienes no les alcanza el sueldo, son una mayoría abrumadora en este Paraguay que estira para abajo.

A fin de mes los Néstor del Paraguay hacen malabares con la plata, elaboran una lista de prioridades según a quien pagar esta vez y a quien hacer esperar un poco más. Si este es el final del mes, no querrán saber lo que es el transcurso del mes, ahorrando hasta la última moneda, rebuscándose para ver de dónde sacar unos guaraníes más, pasando de angustia en angustia por lo que se viene, devanándose los sesos para saber qué excusa inventar cuando la fatídica llamada llegue y nos pregunten cuándo pasaremos a pagar nuestra cuenta.

Pero los paraguayos como Néstor son de una clase privilegiada, aunque usted no lo crea. Están los millones de paraguayos que jamás serán parte de un audio viralizado en las redes sociales, aquellos que no tienen sueldo para llegar a fin de mes, y mucho menos posibilidad de pedir un crédito a una entidad financiera. Son los marginados entre los marginados, aquellos cuyas filas se engrosan cada vez por los Néstor que al final perdieron la batalla y ni el trabajo digno lograron mantener. Un audio que dio mucho que hablar, y que produjo muchos chistes y memes, para también darnos qué pensar.