22 de agosto
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
24°
33°
Jueves
Mayormente nublado
24°
35°
Viernes
Despejado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
viernes 19 de mayo de 2017, 02:00

Seguidilla de asaltos sacuden el Este y la Policía trata de arreglar su crisis

En menos de 24 horas cuatro atracos se sucedieron en Ciudad del Este, con millonario botín, mientras la fuerza del orden se desangra en la corrupción que permea sus filas, agravada por la precariedad.

Édgar Medina

CIUDAD DEL ESTE

Los marginales asestaron cuatro golpes en menos de 24 horas, en Ciudad del Este, en el momento en que la Policía del Alto Paraná está sumergida en una profunda crisis, a consecuencia de la aparición de un audio que revela la corrupción policial y las internas registradas durante la investigación del atraco a la firma Prosegur Paraguay SA, que ya motivó una serie de cambios.

Los delincuentes no pierden tiempo, ya que entre la mañana del miércoles y la madrugada de ayer cometieron cuatro robos en diferentes puntos de la ciudad, sin ser molestados por los agentes policiales.

Una gavilla uniformada de guardias de seguridad privada irrumpió en la noche del miércoles en el local de la firma Cervepar, sobre Teniente Rojas Silva casi Mariscal López, del barrio Pablo Rojas, para alzarse con G. 200 millones, monto guardado en la caja fuerte.

Los delincuentes sometieron al verdadero guardia de la firma SIT, José Ocampos (30), para despojarle de dos armas de fuego, y luego hacer lo mismo con el cajero Miguel Ruiz Díaz (23) y su compañero Jorgelino Ramírez Recalde (27).

Los marginales llegaron al sitio, señalando al guardia que venían para apoyo, pero cuando el vigilante abrió el candado del portón fue encañonado con arma de fuego.

El miércoles, dos motochorros se alzaron con G. 82 millones en asalto a la sede de la firma Indufar, en el kilómetro 11 Monday de Ciudad del Este. Dos funcionarios resultaron víctimas del hecho.

Otro hecho delictivo se produjo en el estacionamiento de vehículos de la Universidad Nacional del Este, donde los marginales rompieron el vidrio de cuatro vehículos y se alzaron con lo que había adentro. El botín consistió en una notebook, dos autorradios, un celular y G. 4 millones en perjuicio de Óscar Ortega, Ródney Bobadilla, Jorge Álvarez y Éver Valenzuela, estudiantes de la institución.

Otra gavilla mantuvo como rehén a Lilian Beatriz Barrios de Franco, con dos hijos menores, mientras exigían dónde estaba guardado el oro que supuestamente había en la casa, según la denuncia. Su marido Jaime Andrés Franco se encuentra recluido en Tacumbú, por tráfico de estupefacientes, según la Policía.

El hecho ocurrió en la madrugada de ayer en el kilómetro 8 de Ciudad del Este, donde hurtaron un automóvil Toyota Corolla, en el que cargaron dos televisores, una computadora, joyas varias de oro.