3 de diciembre
Domingo
Mayormente despejado
19°
30°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
martes 25 de octubre de 2016, 01:00

Recaudación insuficiente

PREGUNTAS: A juzgar por sus últimas dos columnas, la calidad del gasto es mala y la inversión está jaqueada por alta evasión y estafas al erario público así como por las legalmente autoasignadas remuneraciones siderales en los altos cargos. Si se pudiese hablar de una “recaudación neta”, como le escuché decir, es decir la que queda después de la evasión, las estafas de funcionarios públicos y las autoasignaciones de remuneraciones exorbitantes, ¿qué le queda realmente a Hacienda para atender los compromisos financieros internacionales derivados de la deuda externa, cada vez mayor?

RESPUESTAS: Eso es exactamente lo preocupante. La así resultante “recaudación neta”, la que sobra para pagar las deudas, es escasa para hacer frente a servicios de la deuda pública (pagos de capital y de intereses).

USAR OTROS INDICADORES. Por eso es que urge utilizar otros coeficientes para medir la capacidad de pago del país: deben estar los servicios de la deuda para cada año, en el numerador, y la “recaudación neta” en el denominador. Ese cociente es altamente expresivo: de acuerdo con la tendencia, que puede colegirse de los últimos datos del endeudamiento público total (ver el título de abajo) versus el servicio de la deuda que hay que ir atendiendo en los próximos años, la real capacidad de pago del país irá disminuyendo notoriamente. Esto vuelve francamente nocivo este tren de endeudamiento del país sin fijarse en la capacidad de pago de Hacienda.

TRANSPARENTAR LA DEUDA EXTERNA. Además, hay que transparentar todavía el endeudamiento público real. El mismo no consiste solamente en la deuda del Tesoro ante los organismos financieros multilaterales, que otorgan préstamos blandos al país. Tampoco solo en las deudas que va tomando con entidades financieras comerciales. Tampoco solo en la colocación de bonos del Tesoro, en el mercado local y en el exterior. También es deuda pública indirecta o riesgo de endeudamiento público el que puede provenir de los proyectos “llave en mano”, que son multimillonarios en divisas, y que comprometen de una u otra manera al sector público.

MAYOR CARGA PARA LOS CONTRIBUYENTES. En materia de deuda pública es mucho todavía lo que hay que transparentar. Si se fuesen a considerar todos esos rubros, por los mencionados tipos de endeudamiento directo e indirecto, al tan ortodoxo como insuficiente indicador, que resulta de comparar la deuda pública tradicional con el producto interno bruto, subirá del actual 22% fácilmente al 34%, según estiman algunas fuentes fidedignas.

Dr. Ricardo Rodríguez Silvero