7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
31°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Opinión
viernes 23 de septiembre de 2016, 02:00

Primera vez

Por Wendy Marton – En Tw: @WendyMarton
Por Wendy Marton

La propaganda gubernamental que intenta instalar el gobierno de Horacio Cartes es que todo lo que sucede a partir de agosto de 2013 es por primera vez. Así, busca convencer que es la primera vez que las cuentas fiscales están ordenadas, que crece la inversión extranjera, que se atienden las necesidades del campesinado paraguayo, y que se está atendiendo la salud y la educación.

Con esto deja de lado lo que se hizo con anterioridad, como si por arte de magia todo se hubiese comenzado a construir en el país desde hace tres años. El problema es que el ciudadano común no percibe esta "primera vez". Además de que todo proceso de cambio lleva tiempo, este Gobierno está implementando normativas y proyectos dejados por otros gobiernos.

Si las cuentas fiscales hoy están relativamente ordenadas es porque el proceso se inició con una reforma tributaria en el año 2004 y se consolidó con la aprobación de la Ley de Responsabilidad Fiscal, que puso topes a la apetencia política de sumar votos a cambio de aumentos salariales desmedidos.

En materia de atracción de inversiones, el proceso de promoción del país se inició en la década del 90 y se consolidó con la primera emisión de bonos soberanos en el mercado internacional. El proceso de transparencia de datos estatales comenzó hace varios años, con apoyo de organismos bilaterales y multilaterales, y culminó con la aprobación en el Congreso de las leyes 5189/14 y 5282/15.

La fortaleza macroeconómica no es percibida por el común de la gente, desde que en el año 2013 se ordenó parar los pagos a los proveedores del Estado, en un momento en que se necesitaba inyección estatal para hacer frente a la situación económica de los vecinos, y el consumo sigue retraído. El campo sigue expulsando al campesinado pobre, sin que se perciba un avance hacia una verdadera reforma agraria, que incluya no solo apoyo financiero y técnico sino también titulación de tierras.

El Gobierno debe entender que publicitar actos como si fuesen "por primera vez" no llena las expectativas económicas ni el bolsillo de la gente. El Estado necesita seguir consolidando procesos para alcanzar el bienestar de sus ciudadanos, perfeccionando normativas existentes y creando mecanismos que permitan atender las necesidades de los ciudadanos.

Pero este proceso se consigue solo con una sólida interacción entre los tres poderes del Estado. Cuando el país avance hacia mecanismos que permitan aumentar la contribución impositiva de quienes más tienen, endurecer multas a evasores, sancionar judicialmente a quienes se apropian de bienes públicos, y distribuir equitativamente los recursos hacia los más necesitados, se podrá decir que esto sí se hizo por primera vez.