5 de diciembre
Martes
Mayormente nublado
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
28°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 17 de noviembre de 2016, 00:49

Nueva indemnización a 3.400 residentes de Okinawa por ruidos de base de EEUU

Tokio, 17 nov (EFE).- El Gobierno de Japón deberá indemnizar a unos 3.400 residentes que viven cerca de la polémica base militar estadounidense de Futenma, en la prefectura de Okinawa (sudoeste), por los ruidos e inconvenientes ocasionados por estas instalaciones.

Japón tendrá que abonar a los demandantes 2.460 millones de yenes (21 millones de euros/ 22,5 millones de dólares), según sentenció hoy un tribunal local, en el que supone el tercer fallo de estas características tras los dictámenes de 2010 y 2015.

El tribunal del distrito de Naha (prefectura de Okinawa) dio la razón a los miles de vecinos que presentaron una demanda conjunta -en la que reclamaban una compensación de 10.000 millones de yenes (86 millones de euros/ 92 millones de dólares)- por el estrés e insomnio relacionados con el ruido que genera la base.

La petición de los demandantes de suspender los vuelos ante el temor a que se produzcan accidentes fue, sin embargo, rechazada, según la sentencia recogida hoy por la agencia Kyodo.

La actual base aérea de Futenma, de 480 hectáreas, se ubica en el centro urbano de la localidad de Ginowan (de 94.000 habitantes), rodeada de viviendas y edificios públicos, pero Tokio y Washington decidieron trasladar las instalaciones a una zona menos habitada al norte de la isla de Okinawa, en la bahía de Henoko.

La construcción de la nueva base estuvo atascada durante casi una década por la fuerte oposición de los políticos y de la población local, que se niegan a acoger la base por su impacto ambiental y aspiran a terminar con la presencia estadounidense en estas islas.

El fallo de hoy llega tras dos sentencias similares, la más reciente de junio de 2015, cuando el mismo tribunal ordenó indemnizar a unas 2.200 personas con 754 millones de yenes (6,5 millones de euros/ 7 millones de dólares) por perjuicios.

En 2010 otro tribunal ordenó al Gobierno japonés pagar 369 millones de yenes (3 millones de euros/ 3,4 millones de dólares) a otro colectivo, aunque también rechazó su petición de suspender los vuelos de la base.

Okinawa alberga a más de la mitad de los cerca de 47.000 efectivos que EE.UU. mantiene en Japón, así como al 74 por ciento de las instalaciones militares estadounidenses en el país asiático.