6 de diciembre
Martes
Mayormente nublado con tormentas
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
28°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sociales
jueves 10 de noviembre de 2016, 01:00

Melania, una primera dama atípica

Melania Trump (46) será una primera dama indudablemente atípica, la segunda nacida fuera de EEUU y una de las pocas ex modelos, pero sin embargo busca desempeñar el papel de la manera más tradicional posible.

De imponente belleza, Melania es la antítesis de su marido, Donald, en cuanto a personalidad se refiere: es extraordinariamente discreta, siempre mantiene un tono sosegado y evita a toda costa verse involucrada en polémicas.

En la incendiaria campaña de Donald Trump, con quien se casó hace once años, se mantuvo lo más alejada posible de los focos, cediéndole el protagonismo a Ivanka, hija del primer matrimonio del multimillonario y una de sus principales asesoras.

Solo ha dado un mitin y en la última semana de campaña, para pedir el voto de las mujeres en el estado decisivo de Pensilvania.

Su “causa” –todas las primeras damas han tenido una–, serían “los más necesitados, sobre todo las mujeres y los niños”, pero reservaría tiempo para dedicarse al único hijo del matrimonio, Barron (10) y a apoyar a su esposo.

Para muchos es una paradoja que Trump, un candidato que ha escandalizado fuera y dentro del país con su retórica xenófoba y ultranacionalista, pueda llevar a la Casa Blanca a la única primera dama nacida fuera de EEUU desde la esposa del ex presidente John Quincy Adams, que era británica.

Melania creció en un modesto apartamento en Eslovenia, que formaba parte de la República Federativa Socialista de Yugoslavia (RFSY), disuelta en 1992 con la Guerra de los Balcanes.

Tras comenzar su carrera de modelo en Milán y París, se mudó a Nueva York en 1996. Cinco años más tarde obtuvo la residencia permanente y en 2006 se naturalizó estadounidense.

Ese es un momento de su vida que recordó, entre una gran ovación, en su discurso de la Convención Republicana de Cleveland. No se extendió sobre sus orígenes como inmigrante, pero sí recalcó los valores de esfuerzo y honestidad que le inculcaron sus padres. Cuando se le preguntó qué opina de los comentarios de su marido sobre los inmigrantes, subrayó siempre la diferencia con quienes llegan a EEUU de manera irregular: ella siguió “las reglas”, respetó “la ley”.

Discreta. Melania es extremadamente cuidadosa a la hora de hablar sobre su vida matrimonial con Trump, a quien conoció en una fiesta de la Semana de la Moda de Nueva York en 1998. “Los dos somos muy independientes. Yo le dejo ser quien es y él me deja ser quien soy. No intento cambiarlo, es un adulto. Él conoce las consecuencias. Yo le doy mi opinión muchas, muchas veces”, explicó en una entrevista con CNN, en la que confesó que no le gusta el tono duro que usa Trump. El magnate se deshace en halagos hacia su esposa, a la que describe como una “madre impresionante, una mujer increíble”. Cuando un grupo afín al senador Ted Cruz usó en su campaña una foto desnuda de Melania en el año 2000 para la revista GQ, Trump salió en tromba contra su entonces rival de primarias y retuiteó un mensaje de un seguidor que comparaba una fotografía poco favorecedora de Heidi Cruz, con otra más agradecida de su esposa. Melania no sería la primera ex modelo en la Casa Blanca, porque Pat Nixon y Betty Ford también lo fueron, pero sí la primera en haber posado desnuda y la única tercera esposa de un presidente. Como a ella le gusta decir, nada es convencional cuando se trata de Donald Trump. EFE