22 de agosto
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Viernes
Despejado
22°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
lunes 22 de mayo de 2017, 01:00

Más de 1.500.000 ha. tienen 15 propietarios en Paraguay

Según el informe Yvy Jára. Los dueños de la tierra en Paraguay”, realizado por la organización no gubernamental Oxfam, 15 propietarios poseen un total de 1.533.872 hectáreas en territorio paraguayo, mientras que por el otro lado señalan que existen un total de 75.000 familias campesinas que todavía esperan una respuesta a sus pedidos de tierras.

El top de mayores propietarios lo encabeza la Secta Moon, con 590.000 hectáreas, seguida por las empresas fusionadas Espíritu Santo y DEG, con 136.559 hectáreas; el Grupo Favero, con 129.817 hectáreas; el Grupo Riquelme Reguera, con 113.743 hectáreas; el Grupo Rieder, con 93.748 hectáreas.

Les siguen el empresario brasileño Marcelo Bastos Ferraz, con 78.410; la Fundación Moisés Bertoni, con 69.142 hectáreas; Grupo Domínguez Dibb, con 52.000 hectáreas; Carlos Casado SA y Cresud SA, con 50.153 hectáreas; Pedro Zuccolillo, 44.000 hectáreas.

El ránking culmina con Joici Companhoni de Brasil, con 40.000 hectáreas; la familia Zavala Serrati, con 37.216 hectáreas; Grupo Cartes, con 34.400 hectáreas; Grupo Vierci, con 32.690 hectáreas, y Heribert Roedel, con 31.994 hectáreas.

La lista se realizó a partir de fuentes del Servicio Nacional de Catastro (SNC), la Secretaría del Ambiente (Seam), el Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa), y publicaciones, según detalla el documento, donde se cuestiona la falta de información pública y se subraya la difícil tarea de obtener datos sobre propietarios y latifundios.

El ránking no incluyó a las cooperativas Chortitzer, que cuenta con 98.636 hectáreas, ni a Neuland, que posee 76.472 hectáreas, ambas en el Chaco, ello por no pertenecer a un solo propietario, sino a un número de socios, según aclara el informe.

rol del Estado. El mencionado documento emite una serie de cuestionamientos al Estado paraguayo por sus políticas de distribución de tierras y asistencia agropecuaria que terminaron perjudicando al sector campesino y beneficiando a sectores empresariales.

“En total, se calcula que el Estado paraguayo distribuyó entre 1954 y 2003 más de doce millones de hectáreas, tanto de tierras fiscales como de propiedades compradas con recursos del erario público. Pero la corrupción generalizada facilitó que la mayoría de estas tierras fuesen a manos de personas con influencia o que se aprovecharon de la situación de abandono de los campesinos para hacerse con sus derecheras”, indica el informe de Oxfam.

También se cuestiona cómo los órganos estatales han blindado latifundios al declararlos reservas privadas y cómo se ha reprimido y criminalizado a la lucha campesina.