19 de agosto
Sábado
Poco nublado con tormentas
14°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Parcialmente nublado
10°
22°
Martes
Despejado
17°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 21 de marzo de 2017, 09:08

Julio Bocca estrena una "maravillosa" e "imponente" versión del "Hamlet ruso"

Buenos Aires, 21 mar (EFE).- El argentino Julio Bocca, director del Ballet Nacional de Uruguay, promete deslumbrar este jueves con el reestreno en Montevideo de la "maravillosa" e "imponente" puesta en escena de "Hamlet ruso", que la compañía uruguaya escenificará también ante el público argentino, por primera vez, el próximo mayo.

"Es una obra muy rica, que a la compañía le queda muy bien y que no está tan vista", contó el retirado bailarín en una entrevista con Efe en Buenos Aires, adonde viajó por pocas horas desde la capital uruguaya, sede de la compañía que dirige desde hace siete años.

Bocca conoce bien esta peculiar obra del coreógrafo ruso Boris Eifman, con música original de Ludwig van Beethoven y Gustav Mahler: el argentino, antes de su retiro hace diez años, participó como figura invitada en diferentes puestas que la compañía del propio Eifman hizo en Nueva York, Buenos Aires y San Petersburgo.

Con licencia de Eifman, el ballet uruguayo estrenó su propia puesta a finales de 2013, que devuelve ahora a las tablas del Auditorio Nacional Adela Reta de Montevideo y que llevará por primera vez fuera de las fronteras de Uruguay cuando desembarque en el teatro Ópera, en la emblemática avenida Corrientes de la capital argentina, del 10 al 13 de mayo próximo.

"Es la tercera vez que venimos a Buenos Aires con la compañía, pero es la primera vez que venimos con la compañía completa", destacó Bocca, cuya fascinación por la "increíble historia" del "Hamlet ruso" despierta curiosidad por ver esta puesta, que se repone en Uruguay desde el próximo jueves con catorce funciones.

Inspirada en el clásico de Shakespeare, la obra relata en clave coreográfica las intrigas urdidas en el siglo XVIII por Catalina, la Grande, para imponerse como regente de su hijo, Pablo I -el "Hamlet ruso"-, tras el asesinato de su esposo, el zar Pedro III.

"Es una historia bastante fuerte. Catalina, por el poder de querer tener el trono, mata a su esposo y a la esposa de su hijo", cuenta el director del Ballet Nacional del Sodre, para quien trama de lucha de poder, amor, odio y locura se transforma en una verdadera oportunidad interpretativa pata los bailarines.

A ello, la obra añade una exigencia física para el cuerpo del baile muy elevada ya que la coreografía incluye "movimientos diferentes a los que quizás un bailarín está acostumbrado" y hay vertiginosos cambios de vestuario que no dan tregua.

"El desgaste físico y mental por la interpretación, más lo que es la parte técnica, y un vestuario y una producción escenográfica imponentes hacen que la obra sea maravillosa", asegura.

El Ballet Nacional de Uruguay planeaba llevar esta producción al Teatro Colón, de Buenos Aires, pero la anterior dirección del coliseo capitalino le comunicó el año pasado que no podría ser por cuestiones de programación y por ello se optó por el Ópera.

Con todo, Bocca no deja de soñar que la compañía uruguaya pueda presentar alguna vez el "Hamlet ruso" en el Colón, casa que fue escuela para el prestigioso bailarín argentino.

Bocca elogió la reciente designación como directora del ballet del Colón de su ex colega Paloma Herrera, a quien definió como una mujer con "mucho carácter", con un "gran conocimiento, contactos por todo el mundo, respetada y querida".

"Lo que espero es que tenga el apoyo desde arriba y de parte de los bailarines para poder hacer un cambio necesario para el ballet, donde pueda tener más cantidad de funciones, poder salir y tener producciones nuevas y diferentes", sostuvo.

Para Bocca, tanto la del Colón como el del Sodre, las dos compañías de ballet más antiguas de América, merecen estar entre las mejores del mundo, un objetivo que él mismo se fijó al asumir la dirección del Ballet Nacional de Uruguay en 2010.

"Hemos avanzado muchísimo. Estamos viajando cada vez más al exterior. La gente está teniendo más confianza y va viendo los resultados", señaló Bocca, contento con la reacción "maravillosa" tanto del público como de la crítica.

En su evaluación, el Ballet Nacional de Uruguay ha ganado una "posición internacional" y, aunque "todavía no está entre las mejores del mundo, porque eso lleva su tiempo, sí está en boca de todos".

Una evolución que llevará este año a la compañía uruguaya no solo por escenarios de su propio país y de Argentina, sino también a destinos como Ecuador, Italia y España y a una ansiadísima función de apertura del Festival de Danza de Cannes (Francia) el 8 de diciembre, con "Quijote".

Entre medio, otros compromisos profesionales que llevarán en este 2017 a Bocca a viajar a Corea del Sur, China, España y Estados Unidos.

En su agenda, le espera el 14 de abril, en el Lincoln Center de Nueva York, una gala en su honor, con grandes figuras de la danza internacional, por sus 50 años de vida, que acaba de cumplir el 6 de marzo.

Pero allí, de bailar, nada.

"Yo voy a estar sentadito en la platea, disfrutando todo eso", dice sonriendo Bocca.

Natalia Kidd