23 de septiembre
Viernes
Parcialmente nublado con chubascos
17°
21°
Sábado
Chubascos
17°
25°
Domingo
Parcialmente nublado
21°
31°
Lunes
Parcialmente nublado
19°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Arte y Espectáculos
martes 22 de agosto de 2017, 02:00

Instan a preservar el folclore, por ser “esencia de vida de un pueblo”

El folclore celebra su día y sus impulsores resaltan su valor como tesoro intangible de una nación. En él se cobijan la cultura, la identidad y las costumbres populares. Hoy se prevén actos para celebrar esta fecha.

Sergio Noe

sergionoe@gmail.com

Cada 22 de agosto se recuerda el Día del Folclore a nivel mundial para retomar el valor de las tradiciones culturales compartidas por un pueblo, según coinciden los folcloristas y profesionales allegados a este ámbito.

La tradición de un pueblo, sus costumbres, su danza, su música, sus creencias populares, su humor forman parte del folclore, reconoce el locutor radial y folclorista Serafín Francia Campos.

"El folclore es la esencia de la vida misma. ¿Cómo viviría el pueblo si no presta atención, si descuidara su tradición musical, su danza, sus costumbres, su indumentaria, su humor?, ¿cómo viviría? No tendría identidad, no habría cohesión", sostiene.

Añade que el folclore es la base y la esencia que da identidad a un pueblo. "La idiosincrasia permite que nos expresemos de una manera y que vivamos las costumbres. Esto se basa en el folclore, que tiene sus raíces muy adentradas en la identidad de un pueblo", aclara. Para su preservación y una mejor práctica es clave "la identidad popular", insiste Serafín.

PREOCUPACIÓN. Por otro lado, la idiosincrasia del pueblo paraguayo se está perdiendo, y eso se debe cuidar, expresa el estudioso de este campo. "De lo contrario seremos un pueblo que no tiene norte, costumbres, religiosidad, sin identidad ciudadana. Iremos por mal camino si no cuidamos nuestro folclore", afirma.

Francia Campos indica que esta situación es el motivo de "la lucha y la preocupación actual" con relación al folclore, ya que se constata la agresión que sufre debido a la difusión de valores no vinculados con nuestra idiosincrasia. "Muchas veces, por ejemplo, se olvidan los aniversarios de importantes compositores paraguayos, o bien, entre los niños, se perdió la costumbre del tupanói, la bendición de la madre a los chicos", expresa.

Al respecto, la locutora y docente Aída Lara considera que al folclore no se le da la debida importancia. "Cientos de trabajadores de la cultura defienden el folclore ad honórem, e incluso, no tienen apoyo en su difusión", reflexiona.

Explica que el fortalecimiento de nuestra cultura y el cuidado del patrimonio intangible son importantes porque representan nuestra identidad. "Un entorno sin identidad es como un árbol sin raíces", manifiesta Lara.

ESPERANZA. Sin embargo, Francia Campos reconoce que en el pueblo paraguayo hay muchos jóvenes que forman grupos de canto y danza, que posteriormente se erigirán en el semillero de los nuevos artistas nacionales. "El relevamiento generacional es posible porque aún se cultiva el folclore en los colegios, con sus diversos actos y recordatorios de fechas patrias. Se mantiene pese a la lucha desigual, aunque no tiene el mismo respaldo desde los medios de comunicación, donde se prefiere lo foráneo", aduce.

ORIGEN. Folclore es una palabra que surge de la frase inglesa "the lore of the people" o "el saber del pueblo", y que fuera utilizada por primera vez por el arqueólogo inglés William John Thoms (1803-1885), que con el seudónimo de Ambrose Merton la publica en la revista londinense Athenaeum, el 22 de agosto de 1846. El término se compone de los vocablos ingleses folk (pueblo) y lore (saber o ciencia) y con el cual se quería definir al saber popular, así como los conocimientos, usos y costumbres legados de generación en generación.