29 de septiembre
Viernes
Poco nublado con tormentas
16°
30°
Sábado
Mayormente nublado
19°
32°
Domingo
Mayormente nublado
18°
31°
Lunes
Chubascos
17°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 20 de septiembre de 2016, 10:53

Huppert: "El riesgo para mí sería aceptar papeles que no me interesaran"

San Sebastián (España), 20 sep (EFE).- Isabelle Huppert, actriz fetiche de Claude Chabrol, la "pianista" de Haneke y símbolo de la libertad sexual femenina en el cine dijo hoy en San Sebastián que no tiene la impresión de haber asumido personajes arriesgados: "El riesgo, para mí, habría sido aceptar papeles que no me interesaran".

La intérprete, en su única comparecencia ante los medios durante el Festival de San Sebastián, respondió en inglés y francés sobre detalles de su carrera y su relación con los emblemáticos directores con los que ha trabajado, además de declararse "feminista", si ello consiste en "decir que te duelen las desigualdades".

"No tengo la impresión de que el machismo haya desaparecido. Creo que debemos estar vigilantes porque se dan muchas situaciones de misoginia que hay que evitar. No es algo que aguante mucho cuando lo detecto", manifestó.

A pesar de que la estrella ya empezó su carrera con un polémico papel a causa de las escenas de sexo con Gerard Depardieu en "Les valseuses", cuando tenia 21 años, hoy, a los 63, sigue encarnando mujeres de sexualidad polémica sin que eso signifique, dice, que esté arriesgando.

"No tengo la impresión de arriesgarme, solo de trabajar con directores que me ofrecen papeles sombríos, un poco oscuros, a menudo sobre la naturaleza humana y femenina, no muy habituales. El riesgo, para mí, habría sido aceptar papeles que no me interesaran", manifestó.

Huppert, casi sin maquillar, delgadísima y vestida con una sencilla camisa blanca y pantalones oscuros, promociona en San Sebastián dos cintas que protagoniza y que se proyectan en la sección Perlas del Zinemaldia: "Elle", del veterano Paul Verhoeven, y "L'avenir", de la joven cineasta francesa Mia Hansen-Love.

En ellas, la francesa da un recital interpretativo para crear a dos mujeres fuertes y resueltas, pero hasta ahí los parecidos.

En "L'avenir" es una profesora de Filosofía que ve cómo se desmorona una vida que ya daba por supuesta mientras descubre "un nuevo sentimiento -apunta Huppert-, es libre. Y lo es ella hacia los demás y al revés".

En "Elle" es una mujer de negocios que, tras ser violada, convierte la agresión en una herramienta de afirmación personal y sexual.

"Son dos mujeres muy distintas, pero ambas desafían ese estereotipo según el cual las mujeres o bien somos meras víctimas o bien somos extremadamente fuertes. Sobre todo, no son comparables, porque en 'Elle' ella tiene desde el principio un plan".

La actriz ha declarado en numerosas ocasiones que, de volver a nacer, elegiría sin duda ser actriz; aun así, hoy ha repetido que le cuesta interpretar y que no necesita saber mucho de sus personajes, ya que los va creando "día a día", le dan "la posibilidad de crearlos por los diálogos, y estos -afirmó- están muy bien hechos".

"Nunca he considerado difícil la interpretación", sostuvo la actriz pelirroja, quien, sin embargo, sí defiende a capa y espada la relación con los directores: "la química", esperar a que "algo surja". "Hago las películas en el momento presente. Lo que importa es lo que le pasa en ese momento", resumió.

Huppert cree que hay una cierta relación entre aquella pianista desconcertante de Michael Haneke y esta mujer independiente a la que da vida en "Elle".

"En 'La pianiste' -señaló- no hay huida para ella, mientras en la película de Verhoeven la heroína tiene mucho más control de la situación, pero en ambos casos hay una cierta idea de lo que debería ser una relación".

"Puedes comparar ambos personajes -concede-, los dos extremos, en su visión de lo que una relación humana debería ser, con un hombre o de otro tipo, y no solo sexual, sino de sentimientos, pero más allá de eso no son comparables".

Ayer, durante la presentación del pase con público de "L'avernir", la actriz contó a los asistentes, que llenaban el Teatro Victoria Eugenia, que hace cinco años la directora Hansen-Love, que también es actriz, había hecho de hija suya en una película de Olivier Assayas y ahora la sentía "casi como si fuera" su "madre".