10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Martes
Mayormente nublado
21°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
sábado 20 de agosto de 2016, 02:00

En viernes negro protestan contra el plan de restringir inscripción en IPS

Casi 2.000 asegurados se sumaron ayer a la jornada de protesta por la crisis en el área de salud. La principal queja es la falta de medicamentos. Gremios presentaron denuncia por uso indebido de fondos.

La asegurada Liliana Quesnel tiene un hijo hemofílico de 14 años que sigue tratamiento en el Instituto de Previsión Social (IPS) y accede a medicamentos de alto costo que ayudan a controlar la enfermedad. Una vez que cumpla la mayoría de edad, consiga trabajo y quiera inscribirse en la Previsional –si se aprueba el reglamento de no dar cobertura a las enfermedades preexistentes–, no podrá ingresar al sistema y no tendrá sentido que aporte al seguro social, señaló Quesnel.

Ella junto a casi más de 2.000 personas se manifestaron ayer en la jornada denominada viernes negro en protesta por la continua situación de escasez de fármacos, por el no uso de los fondos previsionales y en contra del reglamento que exigirá un examen médico a los que soliciten su ingreso como nuevos asegurados y que no tendrán cobertura médica si padecen una enfermedad crónica preexistente. El plan está en estudio en el Consejo de Administración.

Los asegurados, jubilados y gremialistas se juntaron en la explanada del Hospital Central para unir sus voces y denunciar la situación por la cual atraviesa la salud en la Previsional y pedir una mejor cobertura del seguro social.

Al son de "IPS no se calla", la asegurada Cynthia Veloso, que fue trasplantada del hígado en Argentina, señaló que es necesario invertir en la salud. "Somos gente enferma que necesitamos salud y que estamos pagando mensualmente. Dentro de poco dicen que los enfermos no van a poder entrar acá. IPS puede ser nuestro otra vez para lo que fue creado". Por su parte, el asegurado Cristino Ortiz, enfermo crónico, señaló que no hay remedios en el IPS y que lleva meses comprando sus propios medicamentos.

Los hemofílicos pidieron ayer la provisión del producto farmacéutico Factor 8, que está con carestía desde hace tres meses, según denunciaron. "Es caro el medicamento. No conseguimos acá. Queremos Factor 8 para nuestros hijos, o si no se mueren", gritó ayer Elisea Centurión en la explanada del Hospital Central. La hemofilia es una enfermedad que impide la coagulación de la sangre. El medicamento tiene un costo promedio de G. 7 millones y se compra solo de Argentina. Al no tener este remedio, los pacientes son sometidos a trasfusiones.

herramienta. Tras la jornada, se decidió organizar un congreso nacional de asegurados para el 24 de setiembre. Se conformará un comité para planificar el encuentro con los aportantes del IPS. Los asegurados analizarán la situación actual de la institución, cuáles son las salidas para solucionar la crisis y discutirán sobre la utilización de los fondos de la institución y otros temas referentes a la Previsional.

"Es una herramienta legal para presentar propuestas a las autoridades para cambiar esta situación. La intención es empoderar a los asegurados", explicó Adán Ovelar, secretario general del gremio Trabajadores Sindicalizados del IPS (Trasips).