22 de agosto
Martes
Despejado
19°
25°
Miércoles
Despejado
24°
33°
Jueves
Mayormente nublado
24°
35°
Viernes
Despejado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
domingo 28 de mayo de 2017, 01:00

“El Norte del país está estancado en su desarrollo a raíz del EPP”

Claudia Merlos

@MerlosClau

El martes pasado, referentes de la Federación de la Producción, Industria y Comercio (Feprinco) se reunieron con representantes de los poderes Legislativo y Judicial para evaluar las acciones contra la inseguridad en el país, especialmente en el Norte, donde la preocupación es el autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP). Beltrán Macchi fue uno de los participantes del encuentro y en una entrevista compartió su parecer al respecto. Asimismo, hizo una evaluación general acerca de la economía en los primeros cinco meses de este año, y las proyecciones para los siguientes.

–¿Qué propuesta hicieron en la última reunión desde el sector privado?

–La propuesta del sector privado es crear una organización del tipo permanente que pueda acompañar la estrategia de seguridad, sin meternos en los temas que son propios de las autoridades, de los responsables de la seguridad, pero sí acompañar de alguna manera lo que se hace en el Norte de manera de contener el crecimiento y el avance, y tratar de eliminar esto que es el EPP, que hace mucho daño a la zona del país, que está estancada en su desarrollo a raíz de este grupo.

–¿En qué aspectos se ve dicho estancamiento?

–La primera señal de estancamiento es que los precios de las tierras en esas zonas están deprimidos. Lo otro, es que a pesar de que el stock de ganado no se ha reducido, tampoco crece, cuando que en el resto del país hay una inversión importante en el desarrollo de nuevas tierras agrícolas y ganaderas. De alguna manera se ha restringido el trabajo en la tierra. Hay estancias abandonadas, hay otras semiabandonadas, y otras sin las inversiones necesarias y esas inversiones son las que generan trabajo.

–También hemos escuchado que cada vez es más difícil contratar personal.

–Y esto se complica porque cuando uno necesita hacer un trabajo, una renovación de una pastura o una siembra, se recurre a personas que ofrecen esos servicios y lo usual es que si está en la zona de influencia, las personas no estén dispuestas a hacerlo porque se exponen, cuanto menos, a la quema de sus vehículos. En realidad, la zona está sufriendo por la imposibilidad de que la inversión llegue.

–¿Cómo evalúa las acciones en materia de seguridad desde el Estado?

–Las mejoras se ven por los resultados, y los resultados a veces no son lo que uno espera. Si uno mira los resultados, lastimosamente, tenemos que decir que no son satisfactorios, a pesar del esfuerzo que se ha hecho. Por eso parte de las reuniones fue revisar los esfuerzos en términos de dotación de recursos, porque para combatir este fenómeno evidentemente se necesitan recursos.

–Sin embargo, el reclamo al Gobierno es que nunca antes se dotó de tantos recursos para la seguridad.

–Una de las sugerencias, y no es solo del gremio empresarial, es que las fuerzas de seguridad en el Norte reciban los recursos en forma más directa, digamos. Porque esto se estaba trabajando a través de los procesos naturales de la Policía Nacional y de las Fuerzas Armadas y había como que contradicciones. Algunos poderes del Estado decían nosotros aprobamos el presupuesto, pero no llega, etc. Uno de los temas fundamentales fue esto.

–Ahora que se inicia la etapa electoral más fuerte, ¿temen que se descuide el tema de la seguridad?

–Yo creo que las fuerzas de seguridad están comprometidas con esto. De alguna manera lo que nosotros queremos es que las fuerzas de seguridad estén acompañadas, porque es un problema de toda la sociedad, no es solamente en el Norte. Es la seguridad en las ciudades, es la seguridad caminando por la calle. Paraguay es un país pequeño y abierto, y debe ofrecer condiciones superiores a sus vecinos para sobresalir.

–Por otra parte, ¿cómo evalúan desde la Feprinco los primeros meses del año, en materia económica?

–Creo que la economía nos va a dar una sorpresa en sus números, porque esa sorpresa ya está anunciada, digamos. El banco Itaú en su análisis a estas alturas pronostica un crecimiento del 5%, bastante más de lo inicialmente estimado. Ayer, creo que la PwC anunció 4,4%. Ahora, desde el punto de vista del corto plazo es una buena noticia a pesar de la otra característica de este crecimiento, que es que el consumo no se ha recuperado. Nosotros tuvimos impactos en el consumo 2014, 2015 y 2016, y a estas alturas del 2017 el consumo sigue deprimido. Nosotros vemos todavía que el consumo interno es bajo y es eso lo que le da la aparente sensación de bienestar a la gente. El sistema financiero no ha crecido en los últimos años, y este año está todavía por verse.

–¿Cuáles serían las causas del bajo consumo interno?

–Yo creo que hay algunas causas que tienen que ver con regulaciones del sistema financiero. La ley de tasas de tarjetas de crédito afectó a la oferta de créditos en ciertos segmentos. Hay un proceso de desbancarización en deudores pequeños del sistema. Hemos expulsado a los usuarios de tarjetas y créditos más pequeños. Es decir, en las condiciones actuales no podemos atenderlos. Tenemos también algunos ajustes en la economía, algunos ajustes de precio, como la energía eléctrica, vemos que esto fue reciente, pero se suma a otros ajustes que se han dado en estos años. También tenemos una caída importante en el sector agrícola. Lo poco que existe de excedente va a cancelar deudas.

–Con respecto a la situación regional, ¿qué debe tener en cuenta Paraguay?

–Brasil venía muy bien hasta que surgió esto de nuevo. Venía muy bien digo porque como que la caída llegó a una meseta, y empezó a tener una pequeña recuperación. Hoy Brasil tiene que hacer ajustes muy dolorosos. Por eso es que es importante mirar la experiencia de Argentina y Brasil para no cometer los mismos errores. Porque nosotros estamos en la misma situación de endeudamiento, con inversión de infraestructura, pero como contrapartida endeudamiento. En la parte social estamos aumentando la cobertura de estas asignaciones que se hacen a las personas que están en el segmento de menores ingresos o de pobreza, pero si la economía no genera ingresos genuinos, esto tiene un límite. No se puede seguir creciendo a futuro con el mismo nivel de endeudamiento y no se puede seguir repartiendo la riqueza que no se genera. Eso fue el inicio de la crisis en Brasil, además de la corrupción.

–¿Cuál sería el impacto inmediato para Paraguay de la crisis de Brasil?

–Donde más nos podría impactar es en Itaipú. Pero con fenómenos parecidos hemos visto que se fueron recibiendo los flujos comprometidos. Hay que tener en cuenta que Paraguay es vulnerable en el comercio de frontera, que justo se estaba recuperando. Veremos cómo termina esto.