21 de agosto
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
18°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Despejado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 21 de abril de 2017, 17:26

Ballet Chile estrena Poesía del Otro, sobre la relación entre Claudel y Rodin

Santiago de Chile, 21 abr (EFE).- El Ballet Nacional Chileno estrenará mañana el montaje "Poesía del Otro", la nueva obra del director artístico de la compañía, Mathieu Guilhaumon, con la que se inaugura el ciclo "Mujeres Inspiradoras", que en esta ocasión está dedicado a la figura de la escultora Camille Claudel, ligada a Auguste Rodin.

"Poesía del Otro", que se representará en el Teatro de la Universidad de Chile en seis funciones hasta el próximo 6 de mayo, supone el estreno de la temporada 2017 de la compañía, que estará centrada en la figura femenina.

En torno a esta temática el director artístico del ballet, Mathieu Guilhaumon, ha articulado su nueva propuesta, que tiene como punto de referencia la figura de la escultora Camille Claudel, ligada a su vez a Auguste Rodin, de quien fue alumna, musa y amante.

"Tenemos muchos ejemplos de artistas que han tenido a sus musas como inspiración", explica el coreógrafo.

"Investigando surgió la pareja de Rodin y Claudel, dos escultores franceses muy conocidos, que además de su trabajo como artistas tuvieron una relación muy importante, porque ambos se inspiraron mutuamente. Ella no solo fue la musa, también fue creadora", recalca Guilhaumon.

La figura de estos artistas, explica el exbailarín y actual director artístico de la principal compañía de danza contemporánea de Chile, está presente en la obra "Poesía del Otro".

"No se trata de una narración que ilustre de manera gráfica la relación entre ambos, sino de una reflexión acerca de qué significa inspirarse en alguien o en algo, y de cómo a partir de esa inspiración surge la creación artística", señala Guilhaumon, quien detalla que el proceso creativo contó con la participación activa de los propios bailarines.

"Ellos crearon mucho material coreográfico. Aunque yo tengo mi propia inspiración, era interesante también llevar este ejercicio a los bailarines, conocer qué tipo de movimientos surgían de ellos al observar a sus compañeros".

Es por ello, que el director artístico considera este montaje un trabajo colectivo en el que todos los protagonistas han sido parte fundamental a la hora de concretar la propuesta.