18 de agosto
Viernes
Parcialmente nublado
19°
29°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente despejado
21°
Lunes
Despejado
13°
23°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 5 de julio de 2017, 06:54

Bala perdida mata a niña en una favela de Río de Janeiro

Una niña de once años murió por una bala perdida durante un tiroteo entre policías y supuestos traficantes que tuvo lugar en el complejo de favelas de Lins de Vasconcelos, en el norte de Río de Janeiro, informaron fuentes oficiales.
EFE.

La menor, identificada como Vanessa dos Santos, se encontraba en su casa tras volver de la escuela, cuando fue impactada en la cabeza por un proyectil procedente del enfrentamiento entre agentes y criminales, señaló la estatal Agencia Brasil.

La víctima, según la versión de la Policía Militar, resultó herida durante el tiroteo y fue conducida por las autoridades a un hospital de la zona, pero falleció.

Durante el tiroteo también fue herido en el hombro un subcomandante de la Unidad de Policía Pacificadora (UPP), quien está fuera de peligro.

Según la Policía Militar, unidades de choque de refuerzo acudieron a la zona del tiroteo, que hace parte de una favela pequeña y hasta el momento considerada como no violenta, para fortalecer la seguridad.

Tras el suceso, que agrava todavía más la crisis de violencia en la que está inmersa la ciudad, se registraron incidentes en el mismo barrio con quema de neumáticos y barricadas que complicaron el tránsito en algunas calles.

Más de 70 personas han muerto por balas perdidas desde enero pasado en Río de Janeiro, donde se registra una media de 15 tiroteos diarios.

Ante este repunte en los índices de violencia, el Gobierno Federal envió a Río 425 agentes de la Fuerza Nacional para combatir la creciente violencia, que se ha disparado desde la celebración de los Juegos Olímpicos de 2016 y coincidió con un agravamiento de la situación económica en todo el estado.

El estado de Río de Janeiro afronta una de las mayores crisis económicas de su historia, después de que en junio del año pasado, justo antes de la cita olímpica, se declarara en estado de "calamidad financiera" (quiebra).

La crisis ha provocado una menor presencia policial en las calles, un empobrecimiento general de la población y la puesta en marcha de un severo paquete de recortes en el gasto público.