23 de septiembre
Viernes
Parcialmente nublado con chubascos
17°
21°
Sábado
Chubascos
17°
25°
Domingo
Parcialmente nublado
21°
31°
Lunes
Parcialmente nublado
19°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
sábado 7 de enero de 2017, 02:00

Ante excesivo calor, pacientes con gastroenteritis copan las urgencias

Vómitos y diarreas son las causas más comunes de consultas en emergencias de los hospitales de barrio Obrero, Villa Elisa y Lambaré. Muchos requieren de hidratación por lo que quedan internados.

Los sillones de hidratación para pacientes con dengue ahora son ocupados por enfermos con gastroenteritis en los hospitales de Barrio Obrero, Villa Elisa y Lambaré. Ante las altas temperaturas, se dispararon los casos de la enfermedad, una afección estomacal con vómitos y diarreas, que afecta a niños y adultos.

Los casos van en aumento tras la ola de calor. "Los sillones que utilizábamos para el dengue, ahora los utilizamos para los cuadros gastrointestinales", señaló el doctor Luis Ramírez, director médico del Hospital Barrio Obrero. Comer alimentos en mal estado que se descomponen por la exposición al calor, no lavarse las manos para comer o manipular los alimentos son algunas de las causas para el desarrollo de la gastroenteritis.

Devorar un lomito, una hamburguesa o pancho con mayonesa que está expuesta a la intemperie durante horas y a las altas temperaturas, es un gran detonante de la enfermedad, advirtió el doctor Carlos Irala, coordinador del servicio médico del Hospital de Villa Elisa. "No comer comida que se prepara en la calle", recomienda el especialista.

Náuseas, vómitos, dolores abdominales y fiebre son los principales síntomas que presentan las personas que acuden a urgencias de los hospitales públicos.

SITUACIÓN. Un promedio de más de 100 pacientes son atendidos en urgencias de adultos del Hospital Barrio Obrero, de los cuales en su mayoría tienen gastroenteritis. "Con la oleada de calor, el mayor porcentaje de consultas son por cuadros gastrointestinales. Algunos llegan con cuadros agudos, vienen con fiebre, requieren hidratación y antibióticos", explicó el doctor Luis Ramírez.

Los pacientes reciben hidratación de dos a cuatro horas y dependiendo del estado son dados de alta, pero deben retornar en 48 horas para control ambulatorio. En su mayoría los cuadros son virósicos, indicó el doctor Ramírez.

En el Hospital Villa Elisa, se atiende entre 160 pacientes por día, de los cuales 40 son niños, muchos de ellos llegan con síntomas de deshidratación. "Hay un aumento de los casos de gastroenteritis tanto en adultos como en niños. Se debe al agua y los alimentos recalentados o la gente que come mucha comida chatarra. Los casos son más frecuentes en esta época", indicó.

En el Hospital de Lambaré la historia se repite. Los pacientes con vómitos y diarreas copan las urgencias diariamente. "La mala conservación de los alimentos son un caldo de cultivo para desarrollar una gastroenteritis virósica. Hay un alto porcentaje de consultas en el hospital", dijo el doctor Robert Núñez, director.

En urgencias se atiende de casi 300 pacientes por día, entre ellos llegan adultos con síntomas de diarrea y vómitos, que reciben la asistencia médica para tratar la enfermedad del verano.