28 de septiembre
Miércoles
Calor
17°
36°
Jueves
Parcialmente nublado
18°
35°
Viernes
Nublado
17°
31°
Sábado
Parcialmente nublado con chubascos
19°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Editorial
jueves 22 de septiembre de 2016, 02:00

A 150 años de Curupayty, el mejor homenaje sigue pendiente

La conmemoración del sesquicentenario de la más resonante victoria del Ejército paraguayo durante la Guerra de la Triple Alianza no debe quedar solamente en discursos y actos simbólicos, en izar la bandera y en cantar el Himno. El mejor homenaje a esos 5.000 soldados paraguayos que lograron contener el ataque de 20.000 invasores aliados es honrar sus ideales y darle continuidad a la lucha por un Paraguay digno, esta vez con otros métodos de combate. Los enemigos que actualmente amenazan al país son la corrupción, la pobreza, la injusticia, la falta de mejor educación y de oportunidades laborales para una gran mayoría, especialmente para la población joven. A ellos hay que enfrentarlos y vencerlos con el mismo coraje de los heroicos defensores de Curupayty.

Hoy hace exactamente 150 años, el 22 de setiembre de 1866, en los campos de Curupayty, en el actual Departamento de Ñeembucú, en que los soldados y oficiales paraguayos sorprendieron al mundo al librar una batalla que ha pasado a ser considerada una magnífica conjunción de ingenio y de pericia militar, al lograr contener con un ejército de solo 5.000 hombres el ataque de los aliados, con una tropa de 20.000 soldados y un poder muy superior en armamentos.

La Batalla de Curupayty fue la más resonante victoria del Ejército paraguayo durante la Guerra de la Triple Alianza (1864-1870) contra las tropas de Brasil, Argentina y Uruguay.

La manera en que se planificó y se ejecutó la defensa del territorio, con una hábil utilización estratégica del terreno, bajo la conducción del general José Eduvigis Díaz, sigue siendo un motivo de estudio y análisis en muchas academias militares del mundo.

Como un justo homenaje a aquella gran epopeya, mañana viernes se realizará un acto especial, con la presencia del presidente de la República, Horacio Cartes, en el mismo escenario donde se libró la batalla. Para el efecto, los cerca de 2 kilómetros de trincheras originales han sido reexcavadas y reconstruidas durante estas últimas semanas, luego de varias décadas de haber permanecido abandonadas, en el más completo olvido.

Del mismo modo, se han realizado importantes obras de mejoramiento de los caminos, limpieza del terreno y la construcción de obras de infraestructura, buscando convertir el lugar en un espacio permanente de visita para honrar a los héroes.

La conmemoración del sesquicentenario de la Batalla de Curupayty no debe, sin embargo, quedar solo en bonitos discursos y en actos simbólicos, en izar la bandera tricolor y en cantar el Himno Nacional

El mejor homenaje que hoy se puede brindar a esos 5.000 soldados paraguayos que lograron contener con mucho heroísmo y coraje el ataque de unos 20.000 invasores aliados es honrar sus ideales y darle continuidad a la necesaria lucha por un Paraguay más digno, aunque esta vez con métodos de combate muy distintos.

Los enemigos que actualmente amenazan al país ya no son los ejércitos de países vecinos ni se encuentran fuera de las fronteras.

Hoy los que acechan al Paraguay están dentro del mismo territorio, y son la corrupción, la pobreza, la injusticia, la falta de mejor salud y educación, la carencia de tierra y de vivienda, la necesidad de mejores oportunidades laborales para una gran mayoría, especialmente para la población joven.

A estos enemigos hay que enfrentarlos y lograr vencerlos con el mismo coraje y el heroísmo que demostraron los admirados defensores de Curupayty.