2 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Arte y Espectáculos
miércoles 30 de noviembre de 2016, 01:00

70 años del fundador de la Nueva Trova

Autor de canciones míticas, se autodenomina “trovador y dibujante”, participó en la Guerra Civil angoleña, fue fundador de la Nueva Trova cubana y un leal seguidor de Fidel Castro. Silvio Rodríguez cumplió ayer 70 años llenos de actividad.

Es autor de Unicornio, El necio o El elegido, canciones de alto contenido político, de una defensa acérrima de la revolución, que le llevó incluso a enemistarse con uno de sus grandes amigos, Pablo Milanés, crítico con los Castro.

Pero Silvio Rodríguez se mantuvo siempre fiel a sus ideas y a una revolución castrista que abrazó con entusiasmo, porque respondía a las inquietudes políticas que le guiaron desde joven.

Nacido en San Antonio de Baños el 29 de noviembre de 1946, en el seno de una familia humilde, fue precoz en el mundo del arte. Con ocho años empezó a escribir poesías y a tocar el piano, a los 15 dibujaba historietas y a los 18 compuso sus primeras canciones.

PRIMERAS CANCIONES. Pero ya antes integró las brigadas Conrado Benítez y se fue al campo a alfabetizar, además de inscribirse en las milicias estudiantiles. Sin dejar de lado esa militancia, volcó sus ideas en los textos de sus canciones. Entre las primeras que escribió están ¿Por qué?, sobre la discriminación racial en Estados Unidos y La leyenda del águila, sobre la Guerra del Vietnam.

En 1967 realiza sus primeras actuaciones y en 1968 participó en un concierto que pasaría a la historia como el fundador del movimiento de la Nueva Trova cubana. Fue en la Casa de las Américas, junto a Noel Nicola, Pablo Milanés, Martín Rojas, Eduardo Ramos y Vicente Feliú.

La Nueva Trova sería uno de los movimientos musicales más influyentes en Latinoamérica en la segunda mitad del siglo XX. Combinó el estudio de las raíces populares de la música cubana con letras politizadas y a favor de la revolución de Fidel Castro y el Che Guevara.

Esto hizo que las canciones de aquella época hayan pasado a la historia como la banda sonora de la revolución, con temas como Yolanda, de Milanés; Créeme, de Feliú; Acuérdate de abril, de Amaury Pérez, y Ojalá, de Silvio Rodríguez.

En paralelo a su trabajo con la trova, Rodríguez es creador de una veintena de discos. Su música se extendió desde el comienzo por todos los países de habla hispana. Sin embargo, con el paso de los años y mientras compañeros como Milanés evolucionaron a posiciones críticas contra el Gobierno de Castro, Rodríguez siguió anclado en los postulados revolucionarios, con una imagen vinculada al régimen castrista. EFE