Sucesos

Pese a la caída de la tasa delictiva, el miedo de la gente no decrece

Si bien las tasas de delincuencia en Paraguay van disminuyendo de manera sostenida, estas no condicen con la sensación de inseguridad de la gente a nivel país, de acuerdo con un estudio realizado por el Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (Inecip), la Universidad Nacional de Pilar y el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNP).

“A pesar del descenso de los hechos punibles registrados, la población de Paraguay sigue siendo una de las más temerosas de la región, con un 65 por ciento creyendo que vive en un país cada vez más inseguro”, menciona la investigación. Esa cifra corresponde a una encuesta de Latinobarómetro.

El abogado y ex juez Roque Orrego, quien participó de la investigación, explicó que la sensación de inseguridad es efectivamente exagerada para las tasas de criminalidad del país. Como ejemplo, Orrego mencionó que el miedo a la inseguridad que existe en Caracas es similar al que hay en Paraguay; sin embargo, en la capital venezolana hay 119 muertos por homicidios por 100.000 habitantes y en Asunción la tasa es de apenas 9,9 por cada 100.000. Al respecto, comentó que una encuesta Gallup sobre la percepción de inseguridad en el Cono Sur señala que el índice de seguridad subjetiva de Venezuela es de 63%, mientras que el índice de Paraguay es de 59%.

CAUSAS. La investigación del Inecip, el MNP y la Universidad de Pilar sostiene que algunas de las explicaciones al fenómeno del miedo de la población paraguaya serían “la inexistencia de políticas de seguridad enfocadas a la inseguridad subjetiva, la precariedad en la que se desenvuelven las fuerzas públicas de seguridad y la mercantilización de la seguridad pública”.

Asimismo, identifica como otras causas “la incapacidad que tiene el sistema judicial de expedirse en tiempo oportuno sobre la culpabilidad o inocencia de un sospechoso, y el modelo de abordaje que usan los medios masivos de comunicación en el tratamiento del fenómeno criminal”.

Sobre este último punto, el estudio indica que los medios de comunicación se nutren de noticias principalmente ocurridas en Asunción y Central, que justamente son dos zonas del país donde la delincuencia y la tasa de homicidio tuvieron un aumento sostenido en los últimos años.

Sin embargo, las estadísticas a nivel nacional señalan que Paraguay experimenta una disminución progresiva de la delincuencia y de los homicidios desde el 2011 para adelante.

“Un 19 por ciento aumentó el registro de delitos en Central entre 2010 y 2015 y creo el punto es el siguiente: la concentración urbana y el desplazamiento campesino producen un modelo de hacinamiento de seres humanos sin oportunidades en las ciudades y esto es un factor que fomenta la realización de cierto tipo de delincuencia”, explicó Orrego, y agregó que, por otro lado, la disminución marcada de la tasa de homicidio a nivel país refleja que los paraguayos resuelven sus conflictos cada vez con mayor civilidad.

Embed


Dejá tu comentario