4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
sábado 17 de septiembre de 2016, 01:00

Riera provocó a los jóvenes y recibió botellazos de agua

No fueron suficientes las amenazas de gigantescos ceros y registro de ausentes para quienes participaron de la segunda Marcha Nacional de Colegios Públicos y Privados (Mncpp) de hoy, cuando se movilizaron miles de estudiantes por el microcentro capitalino.

El ministro de Educación, Enrique Riera, admitió provocar a los jóvenes a que le tiren botellas de agua, molesto porque lo llamen “stronista”.

Cuando se dio cuenta de que le arrojaron la primera botella y los ánimos estaban caldeados, animó a los manifestantes a que le tiren más botellas de plástico.

“A ver tiren, tírenme, tírenme, más, más”, desafiaba el secretario de Educación ante la multitud. La respuesta no se hizo esperar y secundarios y adultos que participaban lanzaron los envases.

Infiltrados. La Fenaes denunció la supuesta participación de infiltrados en la movilización y apuntó a que una persona adulta supuestamente infiltrada tiró la primera botella. “Rechazamos todo tipo de violencia, pero también hay que reconocer que los alumnos están cansados de tantas mentiras y de no ser escuchados”, manifestó tras el incidente Vetner López, vocero de la Unepy.

En tanto que Felipe Domínguez, coordinador ejecutivo de la Fenaes, expresó que también reconocen que el ministro les provocó, lo que no está a la altura de la imagen que debe tener un titular de una cartera sensible como el Ministerio de Educación y Cultura (MEC).

Recordó que ya estaban aturdidos con las amenazas de aplazos, ausencias y los descuentos para los docentes si se unían a la marcha estudiantil.

Tergiversación. En una breve conferencia de prensa tras el incidente con los plásticos de agua, el ministro rechazó haber amenazado a los estudiantes. “Solo dije lo que dice la ley, no es posible que un ministro diga ‘bueno listo falten, no hay problema’. Sacaron mis palabras de contexto, mi idea no era agredir a nadie”, arremetió. Consultado sobre quién habría tergiversado sus palabras indicó que no fue la prensa, sino “algunas voces interesadas”.

Otro perfil. Al inicio de su gestión al frente del MEC, Riera mostró una faceta conciliadora e incluso desactivó en mayo pasado la toma masiva de colegios con un acuerdo con los jóvenes. Hoy la imagen del ministro es diferente. Primero, amenazó a los alumnos con aplazos y luego pidió que le tiren botellas.