9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
27°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 15 de noviembre de 2016, 15:45

Países de la ONU condenan las violaciones de los derechos humanos en Corea del Norte

Naciones Unidas, 15 nov (EFE).- La Asamblea General de la ONU condenó hoy las "sistemáticas, generalizadas y graves violaciones de los derechos humanos" en Corea del Norte, una denuncia que para este último supone una "injerencia" en sus asuntos internos.

Los Estados miembros, como han hecho en años anteriores, aprobaron una resolución muy crítica con la situación en el país asiático y pidieron a sus autoridades toda una serie de acciones para remediarla.

El texto fue aprobado en una comisión de la Asamblea General sin voto, aunque algunos países tradicionalmente cercanos a Corea del Norte se desmarcaron de la iniciativa.

La resolución está basada en buena parte en una investigación desarrollada por expertos de la ONU, según la cual las violaciones de los derechos humanos en Corea del Norte pueden suponer crímenes contra la humanidad.

La Asamblea General denunció, entre otras cosas, el uso de la tortura y de campos de prisioneros políticos, el traslado forzoso de poblaciones, los castigos a personas que dejaron el país y las fuertes restricciones de las libertades.

En ese sentido, llamó al Consejo de Seguridad a considerar llevar a Corea del Norte ante la Corte Penal Internacional (CPI) y a seguir utilizando sanciones contra los responsables de las violaciones de los derechos humanos.

Además, llamó la atención sobre la "precaria situación humanitaria" que se vive en el país y urgió al Gobierno a cooperar con los organismos internacionales para darle respuesta.

Mientras tanto, el embajador adjunto norcoreano ante la ONU Kim In Ryong, denunció en una conferencia de prensa la "doble moral" de la Asamblea General y acusó al órgano de "injerencia en los asuntos internos" de su país.

Según señaló, toda la resolución se basa en un informe de Naciones Unidas lleno de "mentiras, fabricaciones y fraude" y busca "difamar y eliminar" a Corea del Norte.

La delegación norcoreana arremetió como es habitual contra las políticas de Estados Unidos y se mostró indiferente ante la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

"No nos importa quién sea presidente de Estados Unidos", dijo a los periodistas el director de derechos humanos del Ministerio de Exteriores del país, Kim Yong Ho.

"Lo fundamental aquí es si Estados Unidos tiene o no la voluntad política de retirar su política hostil contra la República Popular Democrática de Corea", añadió.