5 de diciembre
Lunes
Despejado
21°
34°
Martes
Mayormente nublado
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 20 de noviembre de 2016, 13:41

Esquivel resalta que el "ego sin límites" se fija en "muros que separan"

Miami (EE.UU.), 20 nov (EFE).- El "ego sin límites" genera una fragmentación de la sociedad y un aislamiento de las personas, y al mismo tiempo se fija en "muros que separan", según señaló en una entrevista con Efe la escritora mexicana Laura Esquivel.

La autora del fenómeno de ventas "Como agua para chocolate" (1989) afirmó en Miami (EE.UU.) que la separación y ese "fijarnos en lo que nos diferencia" va en contra de lo que la ciencia moderna y la visión de los pueblos ancestrales revela: Que los seres humanos "somos uno con el todo".

"Hay una necesidad de recuperar esa noción de que somos parte del todo. Me deporten o no, sigo estando conectada", afirmó la mexicana, quien aludió indirectamente a la reciente campaña electoral en Estados Unidos en la que el presidente electo, Donald Trump, prometió construir un muro en la frontera con México, y al surgimiento de movimientos nacionalistas en Europa.

"No hay un dolor que alguien tenga que no esté afectando a los demás", insistió la escritora, quien estima que una vía para "reconectar" entre unos y otros, quizás "la más bella", es crear una "memoria común".

Esquivel cree que la palabra, hablada o escrita, tiene el poder para "sacarnos, liberarnos", y en ese sentido sacó a colación una de sus últimas novelas, "A Lupita le gustaba planchar" (2014), recién distribuida en el mercado estadounidense y de la cual hablará hoy durante la trigésimo tercera edición de la Feria del Libro de Miami.

"En 'Lupita..', el tema es la desconexión profunda en nuestra época, en la que aparentemente nos sentimos mas comunicados, pero a la vez hay más problemas de soledad, depresión, aislamiento y problemas de adicciones", manifestó.

La protagonista de esta historia, una mujer policía "poco agraciada físicamente y con problemas de alcoholismo", presencia un asesinato y en su proceso posterior se cuestiona asuntos vertebrales que tienen que ver con la espiritualidad y con la manera para, "desde una condición material, volver a la luz, al todo", según explica su autora.

La novela contiene el identificable sesgo que cruza la obra literaria de la mexicana desde su popular libro debut de 1989, que de la mano de Alfonso Arau dio el salto a la gran pantalla en 1992, y en el que a través de la comida se construyen redes, propulsadas por el afecto y el amor.

"Detrás de cada tomate, cebolla y olor hay mucha información, que finalmente es solo vibración y que finalmente es luz", deslizó la autora, que a su fijación por el mito del dios Quetzalcóatl, en el que se fusiona la dualidad materia-espíritu, confiesa también estar recientemente atraída por libros científicos.

Luego de 27 años, la mexicana confiesa que jamás imaginó que su primera novela obtendría tal reconocimiento, como lo viene cosechando su continuación "El diario de Tita" (2016), que recupera 20 años no conocidos en su novela antecesora y que muestra a una protagonista más madura.

Esquivel piensa culminar la historia con una trilogía, cuya última entrega, "Mi negro pasado", se editará el próximo año y se ubicará en el tiempo actual, con una protagonista que es tataranieta de Pedro, el gran amor de Tita y de su hermana Rosaura, y aunque no se enfrente a una madre opresora sí lo hará contra "un sistema que quiere decidir por ella".

"(La protagonista) no cocina, es gorda, tiene problemas con la comida y lo que va a restablecer este rompimiento (con el pasado) es el diario de Tita", adelantó la escritora, quien disiente con aquellos que la alinean con el realismo mágico, la etiqueta por excelencia de la literatura latinoamericana de la segunda mitad del siglo pasado.

"Nunca escribí con esa intención, eso se lo dejo a los académicos", afirmó.

Miembro de la Cámara de Diputados federal en México, en representación del izquierdista Movimiento de Regeneración Nacional, su agenda en los últimos años le ha impedido cumplir con su lista de lecturas pendientes, compuesta principalmente por nuevas escritoras.

Vuelve siempre a publicaciones sobre filosofía y espiritualidad y lee ensayos científicos, que le demuestran que entre ambas orillas hay puntos de encuentro.

"La ciencia y la espiritualidad nos están llevando al mismo lugar", señaló.

Lorenzo Castro E