8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Tormentas
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 14 de agosto de 2016, 12:41

El temor a México marca las negociaciones laborales del sector automotor en Canadá

Toronto (Canadá), 14 ago (EFE).- General Motors, Ford y Fiat Chrysler han empezado las tradicionales negociaciones para la firma de un nuevo contrato colectivo con sus trabajadores en Canadá marcadas por la creciente importancia de las plantas de producción de México en el sector y el temor a la fuga de empleos a ese país.

El sindicato que representa a los 40.000 trabajadores canadienses del sector automotor, Unifor, mantendrá conversaciones formales con los Tres Grandes de Detroit (Michigan, EE.UU.) durante este mes para decidir a principios de septiembre cuál de los fabricantes entablará la primera negociación para un nuevo contrato colectivo.

Siguiendo la tradición norteamericana del sector, el primer contrato colectivo que Unifor firme con uno de las tres empresas será el modelo para las negociaciones con los otros dos fabricantes.

Unifor inició la ronda de negociaciones el pasado miércoles con General Motors (GM). El jueves, el sindicato se reunió con Ford y Fiat Chrysler (FCA). Los tres emplean 23.000 trabajadores de planta en Canadá, todos representados por Unifor.

Tras las reuniones iniciales, el presidente de Unifor, Jerry Dias, declaró que las conversaciones iniciales con GM han sido difíciles dado que las posiciones del fabricante y las del sindicato son diametralmente opuestas.

Pero Dias se mostró más optimista tras reunirse con Ford y FCA.

El principal objetivo de Unifor en sus negociaciones con GM es el mantenimiento del nivel de producción de las dos plantas que el principal fabricante estadounidense tiene en la localidad de Oshawa, a unos 60 kilómetros al este de Toronto.

Las plantas producen en la actualidad cuatro modelos: el Buick Regal, Cadillac XTS, Chevrolet Equinox y Chevrolet Impala.

Pero GM quiere desplazar la producción de estos modelos a otras plantas, especialmente a las que el fabricante tiene en México.

La transferencia a México de la producción de automóviles de Canadá y Estados Unidos se ha acelerado en los últimos años y se ha convertido en la principal preocupación de los representantes de los trabajadores canadienses.

Según los datos de la Organización Internacional de Fabricantes de Vehículos Motor (OICA), en 2015, la producción de vehículos en Canadá se situó en 890.000, muy lejos de los 1,63 millones que el país produjo en 1999, cuando la nación norteamericana era la octava productora mundial.

Canadá ocupa en la actualidad el puesto 15 y ha perdido 53.000 puestos de trabajo en los pasados 15 años.

Por contra, México produjo el año pasado casi 2 millones de vehículos, mientras que en 1999 su producción fue de 1 millón.

Lo más preocupante para Unifor es que la caída de la producción de vehículos en Canadá se da cuando las ventas de automóviles en Estados Unidos, el principal mercado de la región y a donde van destinados la mayoría de los automóviles producidos en Norteamérica, están en máximos históricos.

Al iniciar las conversaciones con GM, Dias afirmó que "tenemos que encontrar una solución a Oshawa o no habrá acuerdo. No habrá acuerdo hasta que hayamos solidificado la huella industrial en Canadá".

Dias también aseguró que los trabajadores están preparados para declararse en huelga si las negociaciones no avanzan para la firma de un nuevo contrato colectivo. El que está actualmente en vigor expira en la medianoche del 19 de septiembre.

El temor que Unifor tiene de que los fabricantes de automóviles sigan transfiriendo producción a México, donde los trabajadores ganan una fracción del salario del de los canadienses o estadounidenses, se puso de manifiesto al inicio de las negociaciones con GM.

Un grupo de trabajadores de GM en Oshawa situados en las puertas del hotel donde se reunieron Unifor y el fabricante desplegaron una pancarta en la que denunciaban que "GM está mudándose a México y China".

Julio César Rivas