24 de junio
Sábado
Mayormente nublado
18°
28°
Domingo
Mayormente nublado
18°
28°
Lunes
Mayormente nublado
18°
27°
Martes
Mayormente nublado
18°
28°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 11 de enero de 2017, 14:44

Asaltan un hotel a mano armada y roban a decenas de clientes en Río de Janeiro

Río de Janeiro, 11 ene (EFE).- Un grupo de hombres armados asaltó hoy un establecimiento hotelero en el barrio carioca de Botafogo, en la zona sur de Río de Janeiro, y robó a decenas de turistas durante esta madrugada, explicaron a Efe víctimas del incidente.

El asalto se produjo pasada la medianoche, cuando cuatro hombres con pistolas y armas blancas invadieron el hostal Meiai tras reducir al vigilante.

Los atracadores accedieron a las habitaciones y sacaron a decenas de clientes que se encontraban en sus cuartos, en su mayoría turistas extranjeros, para conducirles a un salón donde les obligaron a tumbarse en el suelo y les golpearon.

Mientras uno de los ladrones vigilaba a las víctimas, el resto se ocupó de robar sus pertenencias, especialmente dinero, celulares, cámaras, tabletas y tarjetas de crédito.

El colombiano Mario Montenegro, de 22 años, relató a Efe que los ladrones "asaltaron a todas las personas que estábamos ahí. Yo estaba hablando con mi familia por celular, llegaron con armas y nos dijeron que entregáramos todo. Nos pusieron contra el suelo".

"Iban habitación por habitación. Nos 'amarraron' contra el suelo. Cuando estábamos todos controlados, comenzaron a vaciar las maletas. Nos amenazaron con las armas. Uno nos vigilaba y los otros robaban todas las pertenencias de los huéspedes", explicó Montenegro.

"Es difícil saber cuánto tiempo fue, creo que 10 o 15 minutos. Fue algo rapidísimo para todo lo que se llevaron", concluyó Montenegro, quien lamentó que algunos de los huéspedes perdieron "literalmente todo".

El japonés Atsushi Miyanaga, de 29 años, que se encontraba durmiendo cuando se produjo el asalto, señaló que le amenazaron con un cuchillo y le robaron su Iphone, una cámara y 100 dólares en efectivo.

Miyanaga apuntó al portal O Globo que Río de Janeiro era la última etapa de un viaje por América del Sur y reconoció que "ahora quiere volver a casa".

Joao Daltro, uno de los socios del hostal, explicó a medios locales que, tras el asalto, al menos diez de sus huéspedes se fueron y pidieron que les reembolsaran su dinero.

Según O Globo, un portero de un edificio próximo alertó a la policía mientras se producía el asalto pero los agentes demoraron más de media hora en llegar y los ladrones ya habían huido.

Xavier Gomes, gerente de un hostal próximo al Meiai, explicó a Efe que el martes recibió la visita de "una persona sospechosa pidiendo información", pero no le permitió "su acceso a los cuartos".

"Él quería entrar a los cuartos para ver cuál era la cantidad de camas, pero no le dejé entrar, pues sabía que venía para alguna cosa extraña", añadió.

Gomes estaba trabajando en el turno de la madrugada cuando se produjo el asalto en el establecimiento vecino y escuchó ladrar a sus dos perros, pero "pensé que sería algún coche pasando, no imaginé nada".

"Tenemos que estar más alerta", dijo, una conclusión a la que también llegó Christiane Fagundes, otra vecina del hostal, que denunció la falta de vigilancia policial.

"No hay patrullas", afirmo a Efe Fagundes, quien reconoció que existe una sensación de "inseguridad" y añadió: "tenemos que disponer de cámaras, sensores y en algunas casas redes eléctricas".

Fagundes recordó que varios inmuebles en la zona han sido objeto de incidentes de violencia similares.

"En el edificio de enfrente tuvimos un secuestro hace dos años y la calle fue bloqueada. Tenemos un hostal frente a nuestra casa que también fue asaltado el año pasado cerca de este periodo mismo del carnaval", señaló.

La Policía tomó hoy declaración a las víctimas e investiga la identidad de los ladrones aunque, por el momento, sin resultados.

Según estimaciones oficiales, solo en noviembre se registraron 35 robos en establecimientos comerciales en la zona sur de la ciudad, la más turística de Río, un 45 por ciento más que en el mismo mes del pasado año.

La violencia en Río de Janeiro se ha disparado en los últimos meses, en especial tras los Juegos Olímpicos del pasado agosto, alimentada por la caída en la vigilancia policial debido a la grave crisis económica que afecta al estado y que se ha traducido en retrasos en el pago de salarios a los funcionarios y recortes en seguridad.

La situación puede agravarse con la proximidad del carnaval que se celebrará a finales de febrero y que atraerá a decenas de miles de turistas a Río de Janeiro.