20 may. 2024

Brasil no perdona

Como en Rusia 2018, Brasil triunfó 2 a 0 sobre Serbia, en un partido que lo dominó de punta a punta, pero que lo encontró difícil a la hora de quebrar el sistema defensivo del rocoso equipo de Europa del Este. No obstante, el mayor volumen de juego y el peso de sus estrellas terminaron inclinando la cancha y el marcador a favor del conjunto sudamericano, con un Richarlison inspirado, autor de dos goles, sumándose de esta manera a otros cinco máximos artilleros del torneo.

El estadio de Lusail fue testigo de un juego que tuvo a un Brasil fogoso, pero al que el paso de los minutos y el férreo cerrojo serbio comenzaron a impacientar. Raphinha, por un lado, y Vinicius, por el otro, parecieron a punto de embolsar la pelota en la red, pero las malas decisiones finales o una pierna milagrosa mantuvieron el cero hasta promediado el segundo tiempo. Alex Sandro también estrelló una pelota en el poste.

Así que el intermitente Neymar tuvo que aparecer a los 62’. La estrella del PSG tomó una pelota y aparecieron sus regates, llegó hasta el área, pero la pelota se le perdió. Allí estuvo Vinicius para rematar a bocajarro, el portero dio rebote y Richarlison la empujó para abrir la cuenta.

Era lo que Brasil necesitaba: abrir el marcador. Los espacios menos apretados comenzaron a aparecer y, diez minutos más tarde, otra vez Richarlison encontró un pase en el área, acomodó con un pie la pelota en el aire y con el otro disparó tras espectacular volea, para poner el 2 a 0 con el que se cerraría el partido.

10’ antes, Neymar se fue tocado, por lo que su presencia puede ser duda ante Suiza, el próximo lunes.


Con dos goles de Richarlison, los pentacampeones volcaron a su favor un juego complejo contra Serbia y arrancaron ganando en el Mundial.

8
de los 22 remates de Brasil fueron al arco, 2 de ellos fueron goles. Serbia, por su parte, no registró tiros correctos.

2
partidos registraban Brasil y Serbia. Es el tercer triunfo brasileño por el mismo marcador que en Rusia.

Preocupa tobillo
Una imagen de esas que los brasileños ya conocen se vio en el estadio de Lusail: Neymar apesadumbrado en el banco, luego de salir por una lesión, esta vez en el tobillo derecho.
Neymar ya se lesionó de gravedad en Brasil hace ocho años. Anoche se tuvo que ir sustituido por Antony a diez minutos del final y en las próximas horas se conocerá el alcance de su dolencia.
Sin embargo, su lesión es ya de por sí una nota amarga en medio de la justa victoria brasileña sobre Serbia.